Perú, más allá de las elecciones, por Enrique Soria

Perú, más allá de las elecciones

Enrique Soria


El Perú va a elegir el próximo junio a su cuarto jefe de Estado en democracia. Sin embargo las instituciones políticas no son los suficientemente fuertes no solo por los márgenes de corrupción que han lastrado y lastran a los dos primeros ex presidentes en democracia y el tercero cuya gestión culmina el próximo julio. También están la ineficiencia y la informalidad del quehacer institucional y el comportamiento infantil de los partidos políticos para tratar la problemática del país en hora de elecciones presidenciales que solo conduce a la confrontación y al canibalismo político.

Esto influye no solo en el ánimo del electorado sino que refuerza la cultura popular de la improvisación, la indiferencia ante los problemas del país y un comportamiento de las masas de practicar la inercia a la hora de seleccionar a quien debería ser el mejor candidato para ocupar el Palacio de Gobierno. No basta votar, hay que saber escoger y no contentarse con el mal menor. Pero para eso se tiene que contar con una claridad de lo que es mejor para el país y la voluntad para exigir a los aspirantes a que muestren las cartas con las que pretenden dirigir el Perú por un lustro más.

La contienda electoral está plagada de efectos emocionales, no de in interés razonado que sopese que es lo que mejor que le conviene al país. Se espera que en los debates prevalezcan los programas de gobierno que dejen atrás el mero pulso de estériles confrontaciones que ha polarizado al país. Ninguno de los candidatos que han sobrevivido a la segunda vuelta se ha preocupado de formular un pacto social con claridad que no solo sirva para dejar la polarización sino para trazar las líneas maestras para refundar la nación, que es en última instancia es lo que el Perú necesita.


Sin un proyecto nacional que acoja los intereses de todos los sectores y que se plasme en un Pacto Social, como los españoles lo hicieron en la Moncloa, los chilenos con la Concertación o los irlandeses con los Acuerdos de Viernes Santo, los peruanos no saldremos de ese círculo vicioso en que transitamos pese a los logros en el terreno económico y social. Y para eso se necesita no solo claridad o visión de país, sino voluntad política. 

Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

Conversando con Chantal Toledo Karp

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad