Marisa Glave, de Tierra y Libertad. El Frente Amplio de Izquierda no es una vuelta al pasado

Marisa Glave, de Tierra y Libertad.
El Frente Amplio de Izauierda no es una vuelta al pasado
Uno de los nuevos rostros de la izquierda peruana, Marisa Glave, dialogó con LA PRIMERA sobre las posibilidades del recientemente conformado Frente Amplio de Izquierda. Si bien reconoce que hay diferencias entre las fuerzas que agrupa el bloque, afirma que pueden resolverse en el camino, y asegura que esta nueva alianza no es una vuelta al pasado.

¿Y para el 2016?


—Así como ha lanzado a Susana Villarán para la reelección en Lima, ¿se animaría a lanzar a alguien para el 2016?
—Me gustaría que el frente tenga un proceso de elecciones primarias, donde podamos tener a los candidatos recorriendo al país, para acumular fuerzas y consolidar una bancada fuerte. Hay candidatos posibles como Marco Arana, probablemente Gregorio Santos, la misma Verónika Mendoza. No tenemos un “caudillo” que sea “candidato natural”.


—Desde la formación del Frente Amplio, han surgido voces hablando a favor y muchas en contra. ¿Por qué le temen tanto a las izquierdas?

—Sobre todo en contra (ríe). Entiendo el escepticismo de un sector, porque hay una historia previa que no augura el mantenimiento de la unidad. Por eso es importante que quienes han vivido esas etapas, no crean que va ocurrir lo mismo. Yo no viví esas etapas, junto a otros de mi generación, y no creo que esto sea una reedición de Izquierda Unida. No se trata de intentar revivir un proceso que no terminó bien. Estamos comprometidos a que esto funcione, necesitamos una izquierda responsable, con un proyecto renovador.

—¿Cuál sería la diferencia?
—Este es un nuevo proceso que toma en cuenta no solo a las organizaciones políticas, sino a las organizaciones sociales. Tenemos claro que “un militante, un voto”, no puede ser solo un discurso; vamos a exigir que haya primarias que determinen candidaturas para procesos nacionales. 

—¿Y los que están en contra?
—Hay un sector que no le gusta que haya una izquierda que cuestione. El consenso neoliberal, representado en algunos generadores de opinión, no admiten cuestionamientos al modelo extractivista por ejemplo. Consideran eso “un cuco”, sin darse cuenta que planteamos cosas mínimas.

—Sobre las actividades extractivas, en el Frente Amplio hay algunas diferencias sobre ese modelo. ¿Cómo conciliar esas diferencias?
—Estamos entrando a un debate programático. Hay escenarios de transición. En el caso de mi partido, Tierra y Libertad, planteamos la bandera de la protección ambiental, que está equiparada a la justicia social. No planteamos la eliminación de la minería, sino que hay que ponernos de acuerdo en dónde y con qué condiciones. También es importante la consulta, no hay que tenerle miedo. 

—El presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, ha dicho que Susana Villarán “no hace un gobierno de izquierda” en Lima…
—La discrepancia es sana. Tenemos una izquierda diversa, con matices. Gregorio debe entender que Lima es mucho más difícil, porque es una de las regiones más conservadoras, donde la derecha tiene más peso, donde un gobierno progresista como el de Susana Villarán, antes de implementar reformas que garanticen la mejora de la calidad de vida para las mayorías, necesita promover la inversión privada. 

—Usted propuso la posibilidad de que Villarán postule a la reelección en Lima. ¿Tiene posibilidades de ser reelecta?
—Sí. Es cierto que las reformas demoran. La municipalidad ha ganado un premio de Buenas Prácticas por la Reforma del Transporte, pese al escenario de ataques políticos, que verá sus frutos en marzo del 2014.

–Pero algunos analistas políticos, e incluso el líder de su partido, Marco Arana, han propuesto que sea usted la candidata a la Alcaldía de Lima…
–Yo creo que quien tiene que ser la candidata es Susana. Pero eso tendrá que discutirse entre las distintas fuerzas políticas del Frente, y los ciudadanos que se sientan representados en este espacio. En lo personal asumiré otros roles…

—¿Qué otros roles? ¿Tal vez en el Congreso?
—De repente. Hay una posibilidad de asumir ese rol. Ahora, yo tengo 32 años, no se me va la vida, supongo que tengo cerca de 30 años por delante en la política. Volviendo al tema de la alcaldía de Lima, pienso que el Frente Amplio debe buscar alianzas con sectores de centro.

—¿Como cuáles?
—Acción Popular, Somos Perú, Siempre Unidos… En Lima, un proceso de reforma como el que está llevando esta gestión municipal convoca al centro también. Sería interesante formar una plataforma más amplia. Pero eso se verá en el 2014.

—¿No habría resistencias a esta idea en el Frente?
—La izquierda tiene una plataforma que puede ir avanzando en distintas etapas. Hay escenarios de transición. Las cosas no se hacen de la noche a la mañana. Quien crea que la revolución está a la vuelta de la esquina, está equivocado. Las grandes transformaciones requieren tiempo, seriedad, y a veces hay aliados en otros sectores. 

—¿Seguro que en las elecciones del 2014 y 2016, cierta prensa resucitará otra vez al “cuco” de la izquierda?
—Supongo que nos sacarán con el puño en alto, con la foto de Abimael Guzmán. Esos psicosociales que reabren heridas, van perdiendo peso. Siento que hemos demostrado que nuestra apuesta por la democracia es real, y de la misma manera nuestro compromiso con los derechos humanos.


Víctor Liza
Publicado: Lunes 15 de julio del 2013 | 
Redacción Diario La Primera,  Lima, Peru

Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

Conversando con Chantal Toledo Karp

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad