LOS LINCHAMIENTOS HUMANOS: ¿justicia o patología?

LOS LINCHAMIENTOS HUMANOS: ¿justicia o patología?

El común denominador en los linchamientos es que la muerte del “humilde e indefenso” condenado no es bastante. Hay que destruirlo, pero lentamente, minuto a minuto, golpe a golpe, sufrimiento tras sufrimiento, reanimándolo cada vez que pierde el sentido; en fin, hay que conservarlo vivo hasta el último momento para hacerle experimentar en su cuerpo y en su alma todo el poder del verdugo, todo el peso de su fuerza, toda la humillación de la llamada justicia popular, resultado de los impulsos sadomasoquistas propios de una comunidad o grupo de personas enfermas.

Se conoce como linchamiento a la forma popular, colectiva y tumultuaria de ejecutar una llamada  justicia popular, que realmente es satisfacer una venganza o plasmar una aversión, dando muerte, al estilo de una ejecución de la pena capital, sin esperar el pronunciamiento de una sentencia condenatoria por un tribunal competente. Es un impulso sadomasoquista que se oculta en la frase justicia popular directa, ejecutiva y ejecutora al máximo. 

El linchamiento es un asesinato, o su tentativa, cometido por una muchedumbre, y se ha intentado justificarlo por la ausencia de o falta de acceso a la justicia oficial. Sin duda, este asesinato tumultuario es un fenómeno creciente e incontrolable en el Perú, no aislado, que ha venido multiplicándose, pero cuyas raíces no son necesariamente por ausencia de o falta de acceso a la justicia, como se ha pretendido hacer creer.

El común denominador en los linchamientos es que la muerte del “humilde e indefenso” condenado no es bastante. Hay que destruirlo, pero lentamente, minuto a minuto, golpe a golpe, sufrimiento tras sufrimiento, reanimándolo cada vez que pierde el sentido; en fin, hay que conservarlo vivo hasta el último momento para hacerle experimentar en su cuerpo y en su alma todo el poder del verdugo, todo el peso de su fuerza, toda la humillación de la llamada justicia popular. 

El linchamiento humano es producto de impulsos sadomasoquistas propios de una comunidad enferma, a la que se le ha negado la libertad y el ejercicio pleno de los derechos humanos; en cuyo seno se experimentan tendencias compulsivas hacia la sumisión y la dominación, así como sentimientos de inferioridad, impotencia, envidia, frustración e insignificancia, que derivan en el sometimiento a poderes violentos que ofrecen al individuo venganza, destrucción y muerte.

La erradicación del linchamiento sólo será posible a través de la respuesta contundente del sistema de seguridad y justicia del Estado, así como de la educación para la libertad, justicia y respecto por la vida, en el marco de un espíritu democrático que reconozca y respete la dignidad humana, el respecto a la ley y sistema de justicia. Aquel que toma la esa justicia en su propias manos, solo está cometiendo un crimen, intentando justificarlo por la falta o ausencia de justicia.








Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad

Conversando con Chantal Toledo Karp