La Campana de la Revocatoria :Pésima señal Por: Oswaldo Carpio



Columna de Opinion 

LA CAMPANA DE LA REVOCATORIA.


La campana de la revocatoria se ha convertido en una nefasta campana contra la integridad de los ciudadanos de Lima. La expresiones racistas entre insultos y mentiras, busca encubrir uno de los principales problemas: La seguridad de los transeúntes, usuarios del transporte público. Esto tiene que ver con la vida, seguridad, en una ciudad de más de 8 millones de habitantes usuarios del servicio de transporte público y privado, donde las leyes son ignoradas por choferes irresponsables entre ellos dirigentes de transporte que apoyan la revocación del SI, en una ciudad donde todo vale." La reforma de transporte se ha iniciado en el ordenamiento de una ciudad donde los incidentes de accidentes de tránsitos han enlutado ciento de familias, hoy un grupo de personajes del SI se niegan asumir sus responsabilidades, buscan retornar a las viejas prácticas.

Editor. La Diaspora



Pésima señal
Por: Oswaldo Carpio


“Una cosa es con guitarra y otra con cajón” afirma el dicho popular peruano. Esta frase me parece pertinente cuando se trata de examinar el tema del transporte en Lima y los acuerdos entre la alcaldesa recién elegida, Susana Villarán y el señor Julio Rau Rau.


Oswaldo Carpio


“Una cosa es con guitarra y otra con cajón” afirma el dicho popular peruano. Esta frase me parece pertinente cuando se trata de examinar el tema del transporte en Lima y los acuerdos entre la alcaldesa recién elegida, Susana Villarán y el señor Julio Rau Rau, dirigente de la Corporación Nacional de Empresas de Transporte del Perú. Este dirigente ha expresado siempre “que el 70% de las papeletas impuestas por la policía y los inspectores son “fantasmas”. Ambos, declararon a la prensa, al finalizar la reunión, que se habían puesto de acuerdo con que no habrá más “papeletas fantasmas” y que se acabará “la corrupción”.

Lo extraño de esta declaración, es que no hay un solo compromiso sobre el respeto al peatón, al reglamento de tránsito, a la obligatoriedad de pasar las revisiones técnicas anualmente, respetar la luz roja y ámbar del semáforo, los cruceros peatonales y al pasajero; dejar de jugar a las carreras de la muerte en las avenidas y calles; respetar medidas elementales como no usar en los vehículos equipos de sonido al máximo de volumen. Asimismo, respetar a las mujeres en general y a las universitarias y escolares en particular sin “meterles la mano” o decirles las peores groserías; no tocar el claxon a cada instante, dejar de gritar en cada esquina, estacionarse en doble fila a recoger pasajeros, tener los vehículos aseados y evitar –tal vez es mucho pedir- de orinar en la vía pública y desperdicios y restos de comida desde las ventanas del chofer.

La información sobre el transporte en Lima, es muy clara. Tanto la PNP,  el Instituto Nacional de Salud, entidades públicas y privadas dan cuenta con cifras sobre la responsabilidad de los transportistas y la labor de los dirigentes. El sociólogo Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara, desmiente a Rau Rau y a otros dirigentes, que se niegan a asumir su responsabilidad por el pésimo servicio de transporte.  Estos dirigentes justifican con toda clase de “argumentos” el deplorable servicio que ofrecen. Hicieron huelgas contra el Código de Tránsito, las revisiones técnicas, las multas, etc.  La falta absoluta de respeto al prójimo, al usuario, al peatón y la justificación de todas las barbaries. La anomia absoluta.

El mismo día en que Rau Rau y Villarán sonreían a la prensa, un cobrador más de una combi murió aplastado porque una “custer” embistió a ésta y a otra combi, en el “gana gana” por los pasajeros. Un muerto y tres vehículos destrozados en un distrito no sosegado como el de Magdalena. ¿Qué respondió el chofer a la periodista que le preguntó por el terrible accidente, el muerto y los heridos? “Usté no entiende pe señita…”.

Hablan las cifras.

Las principales causas de los accidentes de tránsito son: 1) Exceso de velocidad, 26 %. 2) Imprudencia del conductor, 25%. 3) Imprudencia del peatón, 15%. 4) Ebriedad del conductor, 8 %. 5) Desacato a la señal de tránsito 6 %. 6) Otras, 20 %. La mayoría responsabiliza al conductor que siempre se victimiza o se da a la fuga. Curiosamente, hoy las campañas son para sancionar al peatón -al que se debe educar y también sancionar- pero se tiembla de miedo frente a la impunidad de transportistas que no respetan ni la ley ni las vidas de los usuarios. Un negocio en el que se mata al cliente. Es de ¿emprendedores modernos?

En los últimos diez años 31,355 personas han muerto en accidentes de tránsito en el Perú. Pero mientras el 80 % de los conductores resultan ilesos, el 90 % de los peatones y pasajeros resultan afectados, señala el INS en un informe del año 2009. ¿Cuántas personas han quedado incapacitadas de por vida en una década? 117,900 personas.

En Lima y Callao, los accidentes de tránsito fueron 47,795 en el año 2008. ¿Cuántas personas perdieron la vida en el país? 3,591 personas entre ellos madres gestantes y niños.  ¿Quién defiende a los vecinos? ¿Es democrático defender la impunidad de un gremio que chantajea y que hace mercantilismo puro o defender a los vecinos-usuarios-ciudadanos?

El costo por accidentes, según los estudios realizados, supera los 2 mil millones de dólares al año: muertos, discapacitados, vehículos destruidos, horas hombre perdidas, tratamientos médicos, rehabilitación, etc.

Según Jorge Yeshayahu “más de 500 mil accidentes de tránsito se registraron en los últimos 6 años; cada 18 minutos se produce un accidentes de tránsito en el Perú; cada 24 horas mueren 10 personas. La cifra de accidentes de tránsito aumentó en 47%. El número de muertos se incrementó de un año a otro de 3,100 a 3,480 de acuerdo a cifras de la PNP”. Es que en la pelea por “la china” o “por el sol” todo vale. Jorge Yeshayahu cita una investigación de la UNMSM que revela que cerca del 40% de los choferes estudiados padece de alteraciones psicológicas y de carácter psicopático, es decir, los que manejan las llamadas “combis de la muerte” no logran distinguir entre el bien y el mal.

Es cierto que hay que cambiar el sistema. Pero no se podrá hacer si se juega al populismo que debilita el liderazgo. Un Gobierno Municipal débil no será capaz de liderar los cambios ni avanzar en los temas estratégicos que Lima necesita.

Rau Rau y otros dirigentes han realizado paros contra las revisiones técnicas, contra “el Código de Tránsito”, contra el monto de las multas, contra “las papeletas fantasmas” y se han impuesto a autoridades débiles como el ministro Cornejo -cuando estuvo a cargo del ministerio de Transportes- que aceptó, luego de una huelga, que el transporte público tendría revisiones técnicas cada tres años (¡!). Sin embargo, esta vez, los dirigentes transportistas han doblegado a la alcaldesa recién elegida sin ningún paro y antes de juramentar el cargo.  Pésima señal.

San Juan de Lurigancho, Perú, martes, 16 de noviembre de 2010



Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad

Conversando con Chantal Toledo Karp