LOS CHICOS MALOS, SU MALA PRENSA Y LA REVOCACIÓN DEL MANDATO DE LA ALCALDESA DE LIMA



13 Ene 2013

LOS CHICOS MALOS, SU MALA PRENSA Y LA REVOCACIÓN DEL MANDATO DE LA ALCALDESA DE LIMA

 


José Carlos Luque Brazán


Uno de los temas recurrentes del verano político peruano es sin duda alguna la campaña para revocar el mandato de la actual Alcaldesa de la Ciudad de Lima, Susana Villarán. Uno de los argumentos centrales que manejan sus opositores (muchos o casi todos pertenecientes al neo-fujimorismo y a la derecha conservadora peruana) se basan en la hipótesis de su ineficiencia e inexperiencia para gobernar la ciudad capital del Perú. La idea es muy interesante, pero para aquilatarla en debida forma se debería construir un marco de comparación basado en las gestiones de los alcaldes que la precedieron a nivel metropolitano y también explorar la gestión de los síndicos municipales distritales de la Gran Lima y del Callao. Por ejemplo, Alex Kouri, ex alcalde del Callao enfrentó durante sus mandatos denuncias por corrupción y peculado. Las cuales, bajo el manto protector del ex alcalde de Lima, Castañeda Lossio y de los gobiernos de Fujimori y Alan García, nunca se investigaron a profundidad. Incluso, su actual partido político se encuentra sumergido en una crisis derivada de “denuncias de interceptación telefónica contra autoridades del Callao”, realizadas por militantes de dicha organización política (La Republica, 28/3/2012).

 
Por su parte, el ex alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, fue denunciado por la Jueza FANY SOLEDAD QUISPE FARFAN, el 9 de diciembre del 2010 por el delito doloso de Malversación de Fondos que prevé el Art. 389° del Código Penal peruano. En esta denuncia fueron involucrados los siguientes ex funcionarios de la administración de Castañeda Lossio: Angel Alfonso Pérez Rodas, Juan Gilberto Blest García, Carlos Manuel Chávez Málaga, Carlos Manuel Asmat Dyer, Ulises Rodolfo Merino Rojas. Nombres que resaltan entre los activistas inmersos en la campaña para revocar el mandato de Susana Villarán. 


En una encuesta publicada por el diario Expreso el 15/12/2012, que mide el sentir de la opinión pública limeña sobre el tema de la revocación del mandato de la Alcaldesa Villarán, presenta los siguientes resultados: “de un universo de 1,686 encuestados, un 61.7% está a favor de la revocatoria de la alcaldesa de Lima Metropolitana, Susana Villarán de la Puente, mientras que un 31.7% está en contra y un 6.6% no opinó al respecto”. Según este ejercicio demoscópico, el grueso de la población que rechaza a Villarán se concentraría en la periferia de la ciudad: Villa María del Triunfo (92.6% apoya la revocatoria), San Juan de Miraflores (79.3%), El Agustino (78.6%), Independencia (78.6%), Villa El Salvador (77.8%), y San Juan de Lurigancho (74.6%). Curiosamente presenta también datos sobre el apoyo de sus posibles sucesores: “Según Idice el 36.1% votaría por el ex alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, 25.6% por Pedro Pablo Kuczynski, el 10.0% por Alex Kouri. Con 7.1% aparece Francis Allison, alcalde de Magdalena del Mar”. Cabe señalar que la encuesta citada ha sido desmentida por otras posteriores presentadas por Radio programas del Perú (RPP) y el diario la Republica. Asimismo, Expreso se ha caracterizado en otros momentos políticos como las últimas dos elecciones presidenciales por presentar encuestas que al final han quedado muy alejadas de los resultados finales expresados en las urnas y por caracterizarse por ser uno de los principales voceros de la derecha neofujimorista y criolla peruana. En el fondo, la campaña contra Susana Villarán es un intento político para que la derecha más recalcitrante vuelva a gobernar la capital del Perú. Ciertamente Villarán ha tenido errores en su gestión, ¿pero qué gobernante municipal no los tendría en un contexto de aprendizaje y de enfrentamiento con los poderes fácticos que han hecho de ciertos sectores de Lima sus feudos económicos y políticos? ¿porqué los medios de comunicación escritos y electrónicos no le pidieron los mismo estándares de trasparencia y accountibility a los alcaldes que la precedieron?


Guillermo O´Donnell, uno de los politólogos más importantes de América Latina nos señalaba en uno de sus estudios que la debilidad en la rendición de cuentas en buena parte de las democracias de la región se debía a la transgresión ilegal de una agencia estatal de la autoridad de otra y señalaba que la corrupción consistía en el desarrollo de ventajas ilícitas que los funcionarios obtienen para sí mismos y sus asociados. Estos principios rectores y su aprendizaje y puesta en práctica por la clase política peruana son fundamentales para que la sociedad y la ciudadanía peruana recuperen la confianza en la clase política y en sus partidos políticos. En este sentido es importante señalar, que según la última encuesta de Latinobarómetros, apenas el 44.7% de la ciudadanía peruana se encuentra satisfecha con su democracia.


Para concluir, y después de exhibir algunos datos estadísticos y de coyuntura, la perspectiva sobre el tema de la revocatoria del mandato de Susana Villarán y los argumentos que la sostienen se diluyen y aparece en plenitud una mediocre y vil campaña política de actores que quieren seguir profitando de la Ciudad de Lima. Algo así como la campaña desatada por el oligofrénico cardenal Cipriani sobre la Pontificia Universidad Católica de Lima. Al fin de cuentas los chicos malos, siguen siendo chicos malos y por supuesto muy poco democráticos.

Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

Conversando con Chantal Toledo Karp

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad