Chabuca Granda y el vals peruano la identidad costeña del Perú simbolo identitario en las migraciones peruanas



Chabuca Granda y el vals peruano la identidad  costeña del Perú simbolo identitario en las migraciones peruanas 
" Dejame que te cuente limeño Dejame que te diga la gloria Del ensueno que evoca la memoria Del viejo puente del río ..."
Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara
MASocilogo, CASAC -T

El vals peruano es la expresión de la identidad urbana costeña del Perú por lo tanto representa a un gran número de peruanos que sienten que la región de la costa es su espacio de creaciónEl Perú exporta el vals criollo como identidad musical-peruana. Isabel Granda Larco, "Chabuca" representante de la música criolla afro-peruana, con sus melodías y mensajes de profundo sentimiento nacional. "La Flor de la Canela" cancion que se convierto en el emblema de la musica del limeno, no era una imaginaria creación, un personaje de su fantasía, un hada misteriosa, ella zambita, un mito de la ciudad. Esta famosa canción fue inspirada en un personaje real, de una joven morena del Abajo del Puente a la que conoció cuando era niña, el nombre de la mujer era Victoria Angulo que había sido con los suyos, antiguos amigos de los Granda-Larco. Su primera etapa de su creación corresponde al canto de Lima, de sus hábitos, costumbres, de su geografía barroca, de sus empolvados balcones y sus patios floridos. Su segunda etapa es el intento de hacer teatro musical, zarzuela, ópera limeña, y la tercera etapa es la de poetisa que se adhiere al canto de un pueblo en proceso de angustia y búsqueda. La obra de Chabuca culmina con la aproximación al arte negro, creando una Nueva Manera de decir pregones cantar landós y zamacuecas. Entre los clásicos de Chabuca esta: La Flor de la Canela "," José Antonio "," Cardo y Ceniza "," Fina Estampa ", entre otras.


La palabra criollo nace cargada de prejuicios. Es adoptada del portugués “crioulo” que significaba ‘esclavo que nace en casa de su señor’ o ‘negro nacido en las colonias’. Después pasó a significar ‘blanco nacido en las colonias’ y posteriormente se llamaba así a los descendientes de españoles nacidos en América que alentaban sentimientos de nacionalidad propia y se extendió a los mestizos, zambos y mulatos. Es con los criollos que nace el sentimiento de patria, pues por la lejanía les eran extrañas las cosas de España y sintieron apego por su tierra y por las costumbres desarrolladas en ella, de allí las iniciativas separatistas que culminaron con la independencia. El ‘criollismo’ en el Perú es una derivación del término original, que involucra usos y costumbres, comida, música, cantos y bailes de origen principalmente costeño y limeño en especial.

Según Sebastián Salazar Bondy, ilustre escritor, peruano el criollismo es aún más. Es también ‘viveza criolla’, una cierta mezcla de falta de escrúpulos y de cinismo, es el político que cambia de bando según le convenga, el bodeguero que engaña al pesar mercadería con su balanza, el alumno que copia, en fin, según este concepto todo el que obtiene algo que está prohibido o que utiliza argucias y a veces hasta la vía ilícita para obtener lo que quiere. Según este concepto de ‘viveza criolla’, los ‘vivos’ merecen ser perdonados por su picardía y los otros, los que proceden de acuerdo a su conciencia y a las normas, son unos tontos. Claro esto es un gran error, como lo demuestran las consecuencias de esa conducta. El criollismo debe ser sinónimo de bohemia fraterna, confiada entrega, ayuda sin condiciones y lealtad a toda prueba, como se expresa en ese término popular cuando llama ‘hermano’ a personas con las que no tienen un vínculo familiar o parentesco, pero les brindan su amistad. Dentro de este contexto, en lo que se refiere a la música, la marinera, la polka, el festejo y por sobre todo el vals peruano, componen el cuadro definitivo de la música criolla de la costa del Peru

Algunos dicen que el vals criollo se deriva del vals vienés y que su corte pícaro, se debe al temperamento de nuestra clase popular que lo acogió y lo trasladó de los salones que frecuentaba la alta sociedad, al callejón y a los patios de piso de tierra apisonada y desigual que obligaba a bailarlo picadito y con pasitos cortos.

Otros intentan hallar las raíces del vals peruano en el mestizaje popular, como una genuina creación del pueblo que nada tiene que ver con el vals vienés, sino más bien con la conjunción de la jota aragonesa, la mazurca, la habanera y el tanguillo que son los que le dan ese sabor tan especial.


El vals criollo se forjo en los barrios populares y emergió de los Barrios Altos de la ciudad de Lima al son de la guitarra, las cucharas y el cajón como un genero costeno de música criolla-afro-peruana. El vals criollo es producto de la fusión de culturas musicales de la migración de españoles, la migración forzada de africanos, la influencia de la música francesa e italiana y costumbres urbanas peruanas que emergen en la región de la costa del Perú. El vals criollo surge como la expresión musical popular, que relata el diario vivir del costeno-criollos.


El vals peruano la identidad urbana costeña del Perú

El vals peruano es la expresión de la identidad urbana costeña del Perú por lo tanto representa a un gran número de peruanos que sentían y sienten que la costa es su espacio de creación. El vals, a veces malentendido, es sin duda, un importante elemento de identidad cultural para las diásporas peruanas en el exterior. Entonces porque no presentarlo en su complejidad y exportarlo como símbolo de Identidad Cultural Musical del Perú.

Los peruanos pueden decir con orgullo que es el huayno representante y significa la música andina, y lo costeño, lo urbano, es la música criolla y que el folclore nativo, de modo particular de expresión es el vals peruano, y puede proclamarse así como la Argentina tiene el tango que exporto al mundo, el Brasil exporto la zamba, Colombia exporto la cumbia y salsa caleña, La República Dominicana exporto el merengue, Cuba en su melodioso ritmo caribeño. El Perú tiene el vals criollo en toda su complejidad musical criolla – afro peruana.

Trascendiendo Fronteras trasnacionales etnia raza, la música criolla ha sido favorecida por el público peruano, independientemente de la clase social. Representando por géneros como el vals peruano, la marinera (limeña y norteña). La música criolla suele invocar sentimientos de seguridad a temas audiencia con vinculados al pueblo, la tierra, el barrio, los encantos y desencantos de la vida cotidiana. Es en esta esfera musical evoca un pasado que es cambiantemente real, enmarcando imaginado con una ansiosa nostalgia, los recuerdos de un lugar histórico que, en toda probalidad, transfigurados hijo e idealizados.  Géneros como el vals, el tonderito y la música afro peruana invariablemente invitan la participación espontánea de la audiencia través de palmadas y peticiones de los ejecutantes por las "Palmas" y "Las Cucharas". Estos géneros proporcionan un sentido de familiaridad a la Diáspora Peruana en los Estados Unidos un través de un instante sensorio para configurar la memoria colectiva de los recuerdos que dejaron atrás.

La música criolla peruana es consecuencia de un proceso de influencias sociales, económicas y geográficas sobre los habitantes de sus tres zonas naturales clásicas: Costa, Sierra y Selva. La Costa y Sierra recibieron los aportes más significativos de la música y bailes de España a través de los soldados y de las élites dominantes durante la colonia. En la Costa, fue la zona donde la riqueza de la música española acentuó su presencia durante los tiempos de la Colonia hasta establecerse definitivamente en los aires musicales populares durante la República, dando lugar al nacimiento de lo que se conoce como Música Criolla del Perú.


El criollismo una propia identidad


La música criolla y cultura afro peruana se inicia con la llegada de los españoles y los esclavos africanos que fueron traídos con ellos. La cultura musical criolla en Lima construyo de una manera constante con identidad propia transformando los géneros musicales y patrones estéticos importados. Desde la presencia de valses de origen Vianes, mazurcas, jotas, Españolas, continuando con la influencia de la música francesa e italiana, la cultura popular limeña se fue perfilando un través de la transformación y la decantación de géneros de tal manera que fueron asumiendo las modas correspondientes una cada época, se gestaron y desarrollaron Algunas formas musicales que las muletillas hasta llegan en el inicio del siglo XX y que se identifican con lo limeño.

El criollismo mantiene su propia identidad, la que se forjo en los barrios populares al son de la guitarra y el cajón, tocando y bailando marineras, festejos, tonderos, valses y polcas. Este criollismo traviesa fronteras en el proceso transmigracional de la diáspora peruana, se reproducen constantemente como un sentimiento que evoca recuerdos, penas y alegrías de un pasado que es cambiante constantemente imaginado, Porque la música criolla es consecuencia de un proceso de influencias sociales vinculados al barrio, a la vida urbana, la migración del mundo andino a la ciudad urbana, la jarana del barrio y los vecinos. Hoy en el contexto de las migraciones transnacionales el criollismo constituye parte de la peruanidad colectiva y símbolo de identidad, independientemente de la raza y clase social.

La canción criolla peruana y sus representantes

En la historia de la canción criolla peruana, tiene importancia fundamental en los intérpretes, cantantes y guitarristas, cuyo trabajo permitió la difusión y la fama de muchas piezas que son parte del patrimonio cultural del Perú. El vals peruano es un género de música popular originario del Perú, también denominado un género de la música criolla - afro peruana.

El canto solista o en dúo, acompañado al inicio por guitarras y luego por el cajón, y las cucharas, era parte fundamental de toda reunión o jaranas, en las casas, solares y callejones, instancias en las que se desarrollo la música criolla. Los valses más antiguos, de fines del XIX y principios del siglo XX, se reconocen como valses de la Guardia Vieja. Entre los más importantes compositores tenemos a José Liborio Sabas-Ibarra, autor de la mazurca "Flor de Pasión," Julio Flórez, Juan Peña Lobaron y autores de "El Guardián"; Oscar Molina, autor de "Idolatría"; Rosa Mercedes Ayarza de Morales, pianista, compositora y recopiladora de diversos géneros como pregones, danza habanera, marineras y tonderos. Entre sus obras esta "Picaronera La, La", "Frutero Congo", "Jarra de Oro", "Congorito". "Moreno Pintan a Cristo." Entre otros Alejandro Ayarza, conocido como Karaman, autor de "La Palizada", y Pedro Augusto Bocanegra, autor de "Alondra".

Los representantes históricos del criollismo

El Día de la Canción Criolla fue establecido en 1944 durante gobierno del presidente constitucional del Perú, Manuel Prado Ugarteche con la dación de la resolución suprema se instituye el 31 de octubre como el “Día de la Canción Criolla”. Este acto célebre se realizó desde uno de los balcones del Centro Social Musical "Carlos A. Saco" que se encontraba situado en la plazoleta denominada Buenos Aires del criollo Barrios Altos. En 1925 emerge de los Barrios Altos de la ciudad de Lima, un canto-autor-compositor Felipe Pinglo Alva, exponente máximo de la canción peruana, creador de "El Plebeyo" y "El Huerto de mi Amada", de "Bouquet" y "El Canillita", de "Pobre Obrerita" y "Porfiria", y de varias docenas de valses. A la muerte de Felipe Pinglo, ocurrida en 1936, nuevas inquietudes orientan a los compositores.

Los representantes históricos del criollismo hijo de Felipe Pinglo Alva "El Bardo" (1899-1936), Jorge Pérez "El Carreta", Oscar Avilés, Arturo Cavero "El Zambo", y Isabel Granda "Chabuca" (1920-1983), Lucha Reyes, Alicia Maguiña, Eva Ayllón, Lucía de la Cruz, Bartola, Eloísa Angulo, Delia Vallejos, Jesús Vásquez, Teresa Velásquez, Esther Granados, Cecilia Barraza, Luis Abanto Morales, Cecilia Bracamanote, Edith Barr, Rafael Matallana, Pepe Vásquez, Manuel Acosta Ojeda, Lucho Barrios, Roberto Tello, Paco Maceda, Manuel Donayre, Susana Baca.

Así como los dúos y tríos: La Limeñita y Ascoy, Las Criollitas, Las Limeñitas, Los Chamas, Los Romanceros Criollos, Los Embajadores Criollos, Los Trovadores del Perú, Fiesta Criolla, Los Kipus, Los Chamacos, Los Dávalos, Los Morochucos, Los Virreyes de Lima, Irma y Oswaldo, Los Palas, Perú Negro, Los Caciques, Los Cholos, Los Dos Compadres, Los Trovadores del Norte, Los Ases del Perú, Los Ardiles, Los Bohemios, Los Zañartu, Los Soles del Perú, el Cuarteto Perú , Leturia & Velásquez, Alma Criolla, Montes y Manrique, Los Trigos.

La importancia fundamental de los intérpretes, cantantes, dúos, tríos y guitarristas, cuyo trabajo permitió la difusión de muchas piezas que son parte del patrimonio cultural del Perú y la música identidad colectiva-cultural, en la memoria colectiva de los peruanos que viven en la diáspora se refleja en el espacio ambivalente que ocupan los Inmigrantes peruanos como minoría cultural y lealtad nacional hacia la música criolla está dividida entre el Perú y el país de residencia. Esta lealtad Nacional a la Música se expresa como la nostalgia, el barrio y las jaranas de la Lima de antaño.


La identidad colectiva de la Diáspora Peruana: Chabuca

Con el advenimiento de la radio se popularización la música criolla, las emisoras radiales convocaban con multitudes de promoción a los más renombrados intérpretes del criollismo para que actúen en vivo. Serafina Quinteras, la primera poetisa de la canción criolla con la pieza musical "Muñeca Rota". Lorenzo Humberto Sotomayor y su vals "Corazón" y César Miró con el vals "Todos Vuelven" eran los más soñados del criollismo de esa época.


La  Flor de la Canela la inmortalización de la Musa Victoria Angulo

En el vals "La Flor de la Canela", Chabuca Granda inmortalizó a Victoria Angulo de Loyola. Victoria solía visitar a Chabuca en su trabajo de la Antigua Botica Francesa en la Calle Mercaderes, siempre le comentaba el trayecto que tenía que recorrer a pie a través del puente de palo, para regresar a su casa. Así Chabuca fue forjando una canción que se la iba cantando a las hijas de Victoria cuando la visitaban en su trabajo. Chabuca Granda firma "La Flor de la Canela" en su cuaderno el 7 de enero de 1950 y se la cantó por primera vez a Victoria Ángulo en su cumpleaños, el 21 de julio del mismo año. "Jazmines en el pelo y rosas en la cara, airosa caminaba la flor de la canela, derramaba lisura y a su paso dejaba aromas de mixtura que en el pecho llevaba. Del puente a la alameda menudo pie la lleva, por la vereda que se estremece al ritmo de su cadera. Recogía la risa de la brisa del río y al viento la lanzaba, del puente a la alameda" Son muchas las historias sobre las Musas del Vals criollo afro-peruano, algunas hasta quedaron en el anonimato, pero es reconocido por todos que fueron ellas la fuente de inspiración de nuestros bardos criollos, y a quienes les debemos se hayan escrito páginas hermosas en la historia de nuestra música criolla afro-peruana.


El criollismo mantiene su propia identidad colectiva, la que se forjo en los barrios populares al son de la guitarra, el cajón, tocando y bailando marineras, festejos, tonderos, polcas y vals criollo. Felipe Pinglo Alva y Chabuca Granda, representantes históricos en la memoria colectiva de los peruanos. Existen 241 Organizaciones o enclaves socio-culturales en los Estados Unidos y en especial en la ciudad de New York y Florida, estas Organizaciones preservan la peruanidad étnica y cultural en sus expresiones artísticas y en especial la música criolla. Estos espacios socio-culturales tienen la función de evocar la identidad colectiva.

Así como la Argentina tiene el tango, el Brasil la zamba, Colombia la cumbia y la salsa caleña, La República Dominicana el merengue. El Perú exporta la música criolla y establece una anclada en la tradición proporcionando opciones musicales conducidas por una mezcla de recuerdos y la nostalgia por una patria idealizada, porque la memoria colectiva constantemente está recreada a través de la música criolla y afro peruana. La música de estas dos esferas firmemente permanece anclada en la tradición y el sentimiento de peruanidad entre los inmigrantes peruanos al escuchar un vals peruano, una marinera norteña, una polca, un festejo, un tornerito o reconocer un vals de la guardia vieja o una zamacueca de Chabuca Grande, evoca un sentido de familiaridad. Es el producto de una construcción con hondo contenido emocional, y juegan un rol preponderante en  las determinaciones estructurales, la percepción que se tienen de las mismas, y la atribución de una identidad por parte de los demás.

La música peruana se convierte en el elemento más importante en el proceso de la memoria colectiva e identidad en la diáspora. Entre los factores que facilitan forjar una comunidad musical-cultural de esta la formación de las instituciones, asociaciones, exponentes de la música criolla, y la  confraternidad se afirma la percepción de peruanidad en un contexto social hibrido transcendiendo fronteras: El Perú exporta el vals criollo como identidad musical peruana.



Bibliografía



Rey Mario. La Música Afro-Peruana en Miami ya la Construcción de Memoria e Identidad. East Carolina Univesity.
Música criolla y afro peruana. http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%BAsica_criolla.
Cantantes de Música Criolla. 
http://fichasdehistoria.blogspot.com/2008/10/cantantes-de-musica-criolla.html.
Gonzáles -Lara, Jorge Yeshayahu. La Peruanidad en la diáspora. El ser peruano en la diáspora. 
http://www.monografias.com/trabajos-pdf/peruanidad-diaspora/peruanidad-diaspora.shtml.Gonzáles-Lara, Jorge Yeshayahu. La Diáspora Peruana. http://www.monografias.com/trabajos-pdf/diaspora-peruana/diaspora-peruana.shtml.Encuentros y Desencuentros: Construyendo nuestra Interculturalidad 4. interculturalidad.org/numero04/03a02_eyd.htm.Gonzáles Lara, Jorge Yeshayahu. La diáspora peruana en los Estados Unidos. http://www.monografias.com/trabajos60/diaspora-peruana-estados-unidos/diaspora-peruana-estados-unidos.shtml 

Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad

Conversando con Chantal Toledo Karp