Las Maras-Bravas Peruanas


“Una Generación al filo de la  Navaja”
LAS MARAS BRAVAS AZOTAN LA SOCIEDAD PERUANA

Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles


Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara, Sociólogo



Las pandillas aparecieron hace 15 años en el Perú y hay una tendencia preocupante en el escalamiento de la violencia, actualmente se estima 532 pandillas. Las pandillas han dejado de ser un problema exclusivo del centro de la ciudad. El incremento de las pandillas puede ser atribuido al ambiente que rodea a los niños, niñas, jóvenes y adolecentes física, mental, social y familiarmente. Las Maras Bravas o Pandillas en el Perú, es un problema social que va en aumento cada año. En Lima Metropolitana y en el Callao en el 2011 se reporto alrededor de 24 mil pandilleros, según la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (CONASEC). La cifra pone en evidencia un incremento preocupante, si se tiene en cuenta que había 12 mil 128 integrantes de estas bandas juveniles en el 2009. El estudio de Violencia Juvenil de Lima y Callao de la Policía Nacional identificó a 410 pandillas en las ciudades de Lima y Callao. Las estadísticas policiales, reportaron 420 grupos de adolescentes, muchos de ellos provenientes de las barras bravas. El estudio de CONASEC identifico a 11 mil pandilleros como menores de edad, más de 9 mil tenían entre 18 y 24 años de edad intervenido por pandillaje a 20 mil 228 sujetos.  En el 2007 se reporto  532 pandillas en el Perú, y aproximadamente 9.129 pandilleros entre las edades de 9 a 36 años. En el período 2007-2011, la cifra de pandilleros se duplicó y el número de pandillas llegó a 410 en los barrios, centros deportivos y escuelas. Nuestro estudio  identifico a los distritos con más pandillero San Juan de Lurigancho, seguido por Comas, Ate, Callao, Villa María del Triunfo, Los Olivos, San Martín de Porres, San Juan de Miraflores, La Victoria, Rímac, Surco y El Agustino como un mayor incidencia de pandilleros siendo los distritos  de Ate Vitarte (este), San Juan de Lurigancho y Comas (Norte), El Callao (oeste) y La Victoria (centro), más afectados por este fenómeno de violencia-social.
Humberto Lago Shuffeneger estudioso de las pandillas señala que la importación del modelo pandillero ‘ Mara Salvatrucha” a la sociedad parece inevitable algunas de sus expresiones en términos de códigos visuales se hacen evidentes, grafitis, marcaje de territorios, rituales de iniciación, Si el acto delictivo del secuestro express, venta de drogas, tráfico de armas, intimidación a comerciantes, coerción y pago de cupos, particularmente en los ámbito de la delincuencia común, asoma su perfil.  Los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil de tomar acciones y políticas preventivas competentes a la seguridad ciudadana. En el caso del Perú se requiere de políticas pública de salud y seguridad.

Las pandillas suelen ser grupos de personas que tienen ideas o pensamientos en común que se reúnen para convivir y compartir experiencias similares, y hablar de algún tema agradable, como hasta cometer casos violentos. El jefe, de la pandilla representa la estructura de poder-autoridad, y los integrantes de la pandilla, constituyente la parte esencial de la familia. La violencia que incurren los pandilleros resulta en la golpiza, la cárcel o la muerte. La pandilla se desarrolla a través de un código de lealtad al jefe de la pandilla, a la simbología de la pandilla que representa la identidad de los pandilleros, que es el santuario que los acoge remplazando a la unidad o núcleo familiar.

El distrito residencial de San Borja registra una fuerte presencia de pandillas. La contraparte es el distrito de Comas, en el cono norte, donde existen 40 pandillas. Una pandilla comúnmente es un grupo de personas que sienten una relación cercana, o íntima e intensa entre ellos, por lo cual suelen tener una amistad o interacción cercana con ideales o ideología o filosofía común entre los miembros; hecho que les lleva a realizar actividades en grupo, que puede ir desde salir de fiesta en grupo hasta realizar actividades violentas.

Las pandillas criminales callejeras han evolucionado hasta el punto de crear amenaza a la seguridad pública y privada tanto en vecindarios, áreas metropolitanas, naciones y en las zonas fronterizas. Las pandillas—conocidas como maras[1], Mara Salvatrucha (abreviado como MS, Mara, y MS-13- es una organización transnacional de pandillas criminales asociadas que se originaron en Los Angeles, y se han expandido a otras regiones de Estados Unidos, Canadá, México, Guatemala, El Salvador, Honduras y España.)  Gangas —no son sólo pandillas callejeras sino que se han transformado a través de tres generaciones debido a sus interacciones con otras pandillas y organizaciones transnacionales de crimen organizado, por ejemplo los carteles de narcotráfico en complejas redes de amenazas. En el Perú las pandillas se han convertido en una amenaza social, la venta de droga callejera, la extorción, el robo venta de vehículos robados, venta de documentos falsos o robados, y los ajustes de cuenta por el control de territorios para las actividades criminales, (venta y tráfico de drogas y armas). Mientras que las pandillas callejeras son generalmente vistas como preocupaciones criminales menores con grados variantes de sofisticación y alcance, algunas pandillas han evolucionado o se han transformado en entidades potencialmente más peligrosas. En muchas ciudades alrededor del mundo, especialmente en las zonas pobres carentes de leyes y con gobiernos débiles, la inseguridad e inestabilidad dominan a los grupos armados organizados: las maras, gangas o pandillas son las que reinan.

Las Pandillas en el Perú


El término pandilla suele tener especialmente connotaciones negativas, ya que su uso comúnmente se refiere para indicar a grupos, bandas o tribus urbanas que habitualmente realizan acciones violentas contra otras personas. Algunas formas de clasificar a una pandilla son las siguientes: pandillas culturales, cuyo fin es únicamente de "honor" y camaradería, y las pandillas industriales cuyos fines son por lo general ilícitos y van desde la violencia, el narcotráfico hasta asesinato y otras actividades más.
Los pandilleros típicamente son jóvenes de entre 13 y 21 años de edad. A la mayoría no le ha ido bien en la escuela y muchos hasta han abandonado sus estudios antes de terminarlos. A menudo tienen familiares que han estado en las pandillas. Usualmente los jóvenes más involucrados en la pandilla tienen historial de estar sin supervisión adulta diariamente por largos periodos de tiempo desde una temprana edad. Estos jóvenes se unen a las pandillas en busca de aceptación, compañía, reconocimiento y el sentimiento de pertenecer.

Cada miembro de estos grupos, generalmente se involucra con el mismo, partiendo de la necesidad inherente de todos los seres humanos de sentirse identificado socialmente. En tal sentido, la carencia afectiva y las necesidades de recursos básicos, terminan por agrupar a dichos individuos. Uno de los casos más interesantes en cuanto a resocialización, son aquellas que guardan relación con los diferentes grupos religiosos.


Diversos estudios revelan que las pandillas, gangas o maras se desarrollaran en tres 3 niveles, ello depende de su nivel de organización y de sus lazos con otras padillas, maras, gangas fuera del ámbito territorial. En el Perú las pandillas han logrado el nivel de pandillas callejeras y menor escala existen pandillas de segunda generación que tienen un enfoque comercial centrado en las drogas con un liderazgo centralizado para la protección de sus mercados.

• Las pandillas callejeras tradicionalmente con una orientación territorial. Operan al grado menos elevado de la violencia extrema social, tienen un liderazgo flexible y enfocan su atención en la protección de su territorio y la lealtad pandillera dentro de su ambiente directo inmediato a menudo sólo unas cuadras o un barrio. Cuando se involucran en empresas criminales, es generalmente en forma oportunista y en un ámbito local. Estas pandillas territoriales son limitadas en cuanto a su ámbito político y sofisticación.

• Las pandillas de segunda generación tienen un enfoque comercial. Son pequeños comerciantes y centrados en las drogas. Protegen sus mercados y emplean la violencia para controlar su competición. Tienen una agenda a veces obviamente política más amplia enfocada en el comercio y operan en áreas geográficas más amplias, involucrando a veces estados múltiples y hasta áreas internacionales. Su tendencia de liderazgo centralizado y operaciones sofisticadas para la protección de sus mercados los coloca al centro de la vara de politización, internacionalización y sofisticación.

• Las Pandillas transnacionales han evolucionado en cuanto a sus objetivos políticos. Estas pandillas son las más complejas y operan—o aspiran a operar—en el extremo global de espectro, empleando su sofisticación para ganar poder, ayudar la adquisición financiera e involucrarse en actividades de tipo mercenario. La mayoría de estas pandillas han sido primariamente mercenarias en cuanto a su orientación; en algunos casos, no obstante, han buscado avanzar sus propios objetivos políticos y sociales.

La diversidad de pandillas en la desintegración social de la familia.

Las pandillas de barrio: son las agrupaciones que actúan en su barrio sus miembros se dedican exclusivamente al guerreo con pandillas aledañas a su zona o barrio para sentirse superiores.

Las pandillas de barras brava: es una de las más notorias por la violencia que ejercitan, aparecen en los clásicos U y alianza o de diferentes equipos a estas pandillas se suman gente de todos los conos de nuestra capital a una sola a identificarse con los colores del equipo que alienta.



Las pandillas agrupada por escolares: son agrupaciones conformadas por los alumnos de los principales colegios que se enfrentan, ocasionalmente, en las principales avenidas de su distrito.

Las pandillas de mujeres: la presencia femenina en el pandillaje es cada vez más notoria, tanto en el interior de la pandilla como en los espacios y actos en que estas actúan. Su participación es múltiple: "guerrean" junto con los varones; auxilian a los heridos en los enfrentamientos a modo de "socorristas"; o actúan como "soplonas"; las que llevan y traen amenazas de mensaje, desafíos o burlas de grupo enfrentados; alertan de posibles ataques o "mandan al desvió".

Según información de la Policía Nacional, el problema de las pandillas se agrava con el paso del tiempo, pues si bien el número ha crecido significativamente, la edad de sus integrantes supera la imaginación, niños de 9 años ya son parte de algunos grupos. Lo peligroso del caso es que estos niños roban en las calles y en algunas ocasiones llegan al asesinato, influenciados por el alcohol y las drogas.

La desintegración de la familia y la violencia intrafamiliar

Entre una de las causa para que los adolescentes y jóvenes se integren a las pandillas esta la desintegración familiar, la violencia domestica y el abuso infantil y la explotación infantil. Familia cómo institución elemental de la sociedad está en crisis; hay un alto porcentaje de separaciones y abandono familiar. La falta de amor, educación y protección de los niños y niñas y jóvenes. El abandono moral y emocional que ellos sufren, la pandilla se convierte en el refugio.

La violencia domestica o familiar es un factor fundamental para que los niños, jóvenes y adolescentes se integren a las pandillas ya que en sus hogares, la violencia desintegra la familia y por otro lado la búsqueda de protección y refugio contra la violencia y abuso infantil incluso abuso sexual e incesto en la familia.






Encuentran la tranquilidad que cualquier adolescente quisiera encontrar en su hogar si no al contrario encuentran violencia gritos y nada de comprensión hacia ellos y salen a buscar en las pandillas amigos con los que ellos se sienten identificado y comprendido cosa que no encuentran en sus hogares

La pobreza no es la justificación para robar ni pertenecer a una pandilla, esta situación si contribuye con esto El 60% de las pandillas registradas por la policía proceden de hogares que carecen de condiciones mínimas de vivienda y en un alto porcentaje han abandonado sus estudios por la falta de recursos económicos o la desintegración familiar.

El director del Instituto Guestalt, psicoterapeuta Manuel Saravia, sostuvo que las pandillas son un mal social, cuyos integrantes lamentablemente están ligados al consumo de alucinógenos, drogas y licor, hecho que incrementa la violencia y la sensación de creerse los todopoderosos. Los jóvenes que integran pandillas están inmersos en una lucha de poderes, dominio territorial, incluso algunos grupos buscan crear un precedente de ferocidad para ser reconocidos como los más violentos, sanguinarios y crueles, lo cual los lleva a sentir el respeto de las demás agrupaciones, añadió Saravia. Pero eso no es lo más grave, pues los pandilleros han pasado de ser revoltosos y violentos para convertirse en delincuentes juveniles.

No sólo buscan llamar la atención y sentir poder, sino matar por convicción, lo cual preocupa a las autoridades porque si antes los ataques entre grupos se producían con palos y piedras, hoy ya utilizan armas de fuego y cuchillos. La tenencia ilegal de armamento y la creciente presencia de jóvenes desocupados y sin identidad que viven en zonas de pobreza y abandono de Lima, así como la proliferación de micro comercializadores de droga, son los tres factores que llevan a calificar a una zona como brava o crítica, convertida en intransitable y prohibida.






Las Maras Bravas peruanas:






Los jóvenes inmersos en pandillas se sienten invisibles ante la sociedad y sólo buscan defender sus convicciones para hacerse presentes en cualquier ámbito. Se aferran a códigos y a símbolos por los que pueden dar su vida y muchas veces no les importa arriesgar su integridad física con tal de seguir a su grupo o a sus líderes. 
La palabra pandilla se ha hecho común en el país desde hace más de dos décadas, en que se ubicó a los primeros grupos de jóvenes que se reunían para protagonizar actos vandálicos, destruir viviendas y robar para comprar licor y drogas. Pero lo más importante para ellos en ese tiempo, y ahora también, es proteger su área geográfica, la zona donde operan y que consideran suya.

El comportamiento de los pandilleros, los incidentes relacionados con pandillas y convertirse en pandilleros, son problemas que afectan tanto al centro de la ciudad como a los suburbios. Las pandillas han dejado de ser un problema exclusivo del centro de la ciudad. El incremento de las pandillas puede ser atribuido al ambiente que rodea a los niños física, mental, social y familiarmente. Las siguientes situaciones pueden ser incluidas dentro de las razones por las cuales empiezan las pandillas.

La familia y la identidad
Crecer dentro de una familia que es parte de una pandilla, es una razón importante para que los niños, jóvenes y adolecentes vean que pertenecer a las pandillas es algo normal. El ambiente hogareño que la familia provee a los niños puede ser dañino o negligente. El abuso emocional y la negligencia en la familia pueden conducir a los jóvenes a buscar protección y cuidado fuera del hogar.
Los jóvenes buscan formar su identidad en situaciones en las que ellos pueden tener éxito. Muchas veces ellos no consideran si esas situaciones son correctas o incorrectas. Algunos factores que contribuyen para que los jóvenes caigan en estas situaciones. Entre los aspectos psico-social podemos señalar algunos de los factores más importantes:
• La pérdida del auto-estima personal.
• La pérdida de control sobre su propia vida.
• La falta de un estructura familiar y la democratización en la estructura familiar donde los niños, niñas, jóvenes y adolecentes se siente parte integrante de la familia con los mismos derechos y responsabilidades frente a una estructura jerárquica, autoritaria-abusiva y violenta.
• La falta de experiencias positivas y exitosas.
• La falta de apoyo emocional y moral de los padres, en un hogar que sienten des-protegidos.
• El abuso infantil y la violencia intrafamiliar. La falta de comunicación entre los miembros de la familia, la falta de dialogo es remplazada por los gritos e insultos.
• El uso y abuso de drogas, alcohol y tabaco. El abuso de prescripciones medicas especialmente barbitúricos y antidepresivos en el núcleo familiar.
• Las relaciones de incesto y abusos sexuales contra los niños, niños, jóvenes y adolecentes.
• La violencia domestica: emocional, psicológica, sexual, y económica.

Otros factores que afectan el punto de vista de los jóvenes respecto a su autoestima son el aprendizaje y algunas discapacidades de comportamiento. Muchas veces los problemas de aprendizaje y comportamiento resultan en bajas calificaciones y disminuyen su autoestima. Enfermedades psicológicas y mentales: esquizofrenia, bi-polar desorden en la personalidad, que no son tratadas apropiadamente o detectadas a temprana edad. El comportamiento violento de los jóvenes muchas veces asociados a una enfermedad del cerebro, identificas a desordenes de conductuales y la bajo estima personal la afiliación a una pandilla se convierte en un estimulo. Cabe señalar que es un estimulo negativo que culmina con la violencia, la cárcel o la muerte.
Una mezcla de estos factores, tanto como otros, puede ser una razón individual para volverse pandillero. Las pandillas se originan debido a los vacíos que existen en la vida de un individuo, la fractura de familia y que no pueden ser llenados por la familia. Estos vacíos se deben a la destrucción del ambiente familiar, social e individual. El hogar se convierte en un infierno de constantes disputas intra-maritales, intra-familiares y el completo abandono de los niños, niñas, y jóvenes adolecentes.
Estos jóvenes han sobrepasado los límites. Si en algunos casos integran las pandillas para sobrevivir, porque sienten el rechazo de la familia, en otros tienen el trampolín para formarse como pandilleros, situación crítica que se da por la necesidad de sentirse protegidos, el dinero, de sentirse importantes y obtener un reconocimientos como personas, que siempre han deseado, además de otros factores en la particularidad de cada individuo frente la familia y la sociedad que contribuyen al pandillerismo es la violencia social y la irracionalidad social en la sociedad peruana.
Las pandillas aparecieron hace 15 años en el Perú y hay una tendencia preocupante en el escalamiento de la violencia, actualmente se estima 532 pandillas en Lima (Los Olivos 37 pandillas, San Juan de Lurigancho 38 pandillas, Chorrillos 40 pandillas, Villa María del Triunfo 30 pandillas, San Juan de Lurigancho 38 pandillas, ellos son los distritos con mayor concentración de pandilleros) Sólo en el año 2007, 41 personas -la mayoría adolescentes entre 15 y 17 años- han muerto en manos de pandilleros. En el 2007 se reporto aproximadamente 9.129 pandilleros entre las edad de 9 a 36 anos. En el 2009 el número se incremento a 12 mil 128 integrantes de estas bandas juveniles en el 2009En 2011 se incremento a 24 mil pandilleros. La pandilla en el Perú se ha convertido en un problema social de grandes dimensiones que entrampa la familia, pone en peligroso la seguridad social, y destruye el núcleo de la familia. Este fenómeno social requiere de políticas públicas de prevención del crimen, seguridad social y de reinserción de los jóvenes a la sociedad.

Versión Revisada, New York June 20, 2012

Bibliografía &  Referencias.


§ http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2005/28-06a.doc

§ http://www.caretas.com.pe/2002/1710/articulos/pandillas.phtml

§ Perú, Ministerio de Salud, Análisis de la situación epidemiológica Del VIH/SIDA EN EL PERU. Lima, Dirección general de

Epidemiología 2006.

§ IMPACTA NOTICIAS SIDA/ITS 2007. http://impactacedoc.blogspot.com/2007/02/el-16-de-peruanos-con-vih-sida-es-menor.html

§ VIA LIBRE, ARTÍCULO DE INTERNET 2007

§ Nelson Portillo (2003). Estudios sobre pandillas juveniles en El Salvador y Centroamérica: una revisión de su dimensión participativa.

En Apuntes de psicología, Vol. 21, Nº 3 pp.475-493.

§ http://www.vialibre.org.pe/noticias/diamudia/Situvihsidadic2005.pdf

§ Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, 2007

§ http://www.theglobalfund.org/es/about/aids/

§ AFP. Agency France-Press, 2006

§ unmsm.edu.pe • http://es.wikipedia.org/wiki/Pandilla

• Source: D. Bond, D. Drain, S. Simon for Family Information Services, Minneapolis, MN ©C July, 1994.Reprinted with permission.







_______________________________________________________
Como citar este articulo:

Gonzales-Lara Jorge Yeshayahu. Las pandillas en el Perú. Los factores sociales. Blog La Diáspora Peruana. Julio 13, 2010. New York, United States.

Disponible en: http://www.scribd.com/doc/34317928/Las-Pandillas-Azotan-La-Sociedad-Peruana. http://peruimmigrationdocumentationproject.blogspot.com/2010/07/las-pandillas-azotan-las-sociedad.html.


[1] La palabra mara significa (grupos o gente violenta) y salvatrucha (salvadoreños buzos) estas palabras vienen de la jerga callejera salvadoreña en la que la importancia de los mareros han ido en aumento en la población, hoy en día se calcula que hay más de 80.000 mareros activos.
La mara salvatrucha se creó en los años 80 y 90 en las calles de los ángeles californios (estados unidos) con el propósito de cuidar a los salvadoreños emigrantes. El proceso de migración salvadoreño, fue facilitado por la guerra civil en que el país se vio envuelto dentro del contexto del guerra fría. El destino preferido por la mayoría de los emigrantes salvadoreños fue estados unidos en busca del sueño americano.
La ms-13 comenzó por la emigración de los salvadoreños en Estados Unidos, se presume que comenzó por el maltrato y desprecio que le tenían a los salvadoreños, en esos tiempos habían pandillas o maras conocidas como: barrio 18, mafia mexicana, latín King, block, crips etc. Estos tipos de pandilla tenían rivalidades.
La ms-13 comenzó porque ya los salvadoreños ya no se querían dejar abusar por los mexicanos, afroamericanos, estadounidenses, entonces un grupo de salvadoreños, hondureños y guatemaltecos crearon la conocida mara salvatrucha o ms 13, la estructura más grande y violenta del mundo, hay varias organizaciones como el FBI que quieren destruir la mara salvatrucha pero es una estructura muy grande, el FBI y la DEA comenzaron a deportar a los emigrantes mareros a sus países de origen.
La mara ha exhibido un incremento aparentemente incontenible, se presume que el crecimiento de las maras en los jóvenes, tiene su origen en los más diversos problemas familiares, abandono, maltrato, abuso, etc.los mareros suelen estar entre 12 a 21 años Los jóvenes entran a la mara en busca de apoyo o una familia, es así como un importante porcentaje de adolescentes en Centroamérica se han visto vinculados de una u otra forma a la mara.
La ms-13 comenzó a hacer actos de violencia como contrabandear drogas, ventas de armas, muertes por encargo, etc. Los mareros han ido avanzando y se reconocen por su tipo de caminar, vestirse y por su hablado oral y de señales.
Dicen que los tatuajes significan la lealtad y amor que le tienen a la mara y cada tatuaje tiene su significado. La ms 13 tiene su rival mejor conocido como el barrio 18, la rivalidad que tienen es por ver cuál es la mejor o cual domina mas partes, los ms 13 manchan sus paredes advirtiendo que es territorio de ellos, la rivalidad que tienen la pueden llevar hasta la muerte.
La ms-13 es originaria de los salvadoreños, se presume que para sostenerte en la mara tienes que cometer actos de violencia, los mareros ya no pueden salir de esta vida que llevan, la única manera de salir de la mara es muerto.
El nombre propio, Mara Salvatrucha 13 (MS-13) tiene diversas narrativas en cuanto al étimo de su palabra. Mucho de los autores que han escrito al respecto sugieren que esta vocablo compuesto proviene del término una palabra que se usa en El Salvador, Honduras, Guatemala y México para definir "gente, pueblo, chusma" (DRAE). Al mismo tiempo se piensa que este término fue elegido por sus primero integrantes como referencia a las hormigas marabuntas de la familia Fromicidae, caracterizadas por su depredación y carácter migratorio. Por otro lado la palabra es una aglutinación de dos palabras cuyas dos raíces provienen, una del sustantivo "salva", alusivo al gentilicio de sus fundadores, salvadoreños y "trucha" al verbo coloquial usado por la comunidad chicana en EU, que quiere decir, "estar alerta". En cuanto a la asignación del número como parte de su identificación, una de las hipótesis que sostienen especialistas como Al. Valdez o Tony Rafael, indican que surgió hacia 1994 como la afiliación de esta organización a la Mexican Mafia o eMe, la pandilla carcelaria de origen hispanoamericano más grande de Estados Unidos, quienes imponen llevar el número "13" a todos aquellos que estén aliados su causa. Esto obedece a que la Mexicana Mafia es abreviada con la letra "M" la cual en el abecedario inglés ocupa el lugar 13.

Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad

Conversando con Chantal Toledo Karp