Desafían la concepción tradicional del Estado-Nación el Quinto Suyo y el Distrito Electoral Peruanos en el Exterior.


El Quinto Suyo y el Distrito Electoral peruanos en el Exterior

Desafían la concepción tradicional del Estado-Nación

El Voto Transmigracional de la diáspora peruana



Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara




Grande fue la sorpresa que provocó en los partidos políticos peruanos, cuando en las elecciones presidenciales y congresales del 9 de Abril del 2006, la diáspora peruana ocupara el duodécimo lugar en la población electoral nacional, concentrando electores de aproximadamente 14 departamentos del Perú; y con ello, marcando el inicio de un nuevo tipo de ejercicio electoral en la vida política peruana en general, y en particular para de la diáspora peruana. Sin embargo, luego de tres años, los peruanos que forman la diáspora se sienten inadecuada o nulamente representados en el congreso; debido a que ninguno de los 35 congresistas del Congreso peruano que fueron elegidos con el voto de esta población, han tomado alguna iniciativa relativa a los peruanos residentes en el exterior. Esta es la irónica realidad de los peruanos y peruanas que migraron al exterior en busca de mejores horizontes, pero no olvidaron el Perú. Para un mejor entendimiento la teoría transnacional se constituyó como una herramienta que permite comprender las migraciones de las últimas décadas de la globalización. Este concepto atraviesa sociedades teniendo en cuenta dos parámetros fundamentales:



a) Los migrantes vinculan su país de origen con el país receptor a través del mantenimiento de relaciones sociales en ambos lados de las fronteras y construyendo un “espacio social transnacional”; y




b) Que la migración posee un carácter dinámico denominado “proceso transnacional”, que pone en relieve la construcción de campos que cruzan los bordes geográficos, culturales y políticos. Los transmigrantes mantienen y desarrollan múltiples relaciones –familiares, económicas, sociales, organizacionales, religiosas y políticas. (Basch et.al.1994: 7).




El "transnacionalismo" es definido como el proceso por el cual los migrantes construyen estos campos sociales que unen sus propias comunidades y sociedades de origen con las de asentamiento (Glick Schiller, Basch y Blanc-Szanton, 1992).




El voto transmigracional


En esta ocasión, se plantea una reflexión en torno a los efectos de los vínculos y prácticas transmigracionales generados por los migrantes en la articulación social, política y económica de la sociedad global contemporánea. En especial el voto transnacional de la diáspora peruana como un fenómeno transmigracional. El voto transmigracional se caracteriza en tres aspectos:

a. El migrante se vinculada a través del voto transnacional en el cambio decisiones entre el país de residencia y su país de origen, manteniendo relaciones sociales y políticas construyendo un espacio transnacional simbólico e imaginario.



b. El migrante a través del ejercicio del voto transnacional le otorga un carácter dinámico en la participación política electoral, en el cual reproduce sus expectativas por los cambios sociales.




c. El migrante se afirma a través del voto transnacional a partidos que ofrecen discursos políticos más estables, la brecha derecha e izquierda es remplazada por la búsqueda del bienestar del país, y el discurso globalizador donde se sienten representados todos los sectores sociales, este puede ser imaginario o simbólico y muchas veces un mundo mágico maravilloso y se potencia en las experiencias positivas de la inmigración y la globalización informativa.


El voto representa una historia migratoria

La identidad de la gente se expresa cada vez más en un ámbito territorial distinto del Estado nación moderno: con fuerza como en el caso de Cataluña, Euskadi o Escocia, naciones sin Estado, o con acentos más matizados como en el caso de identidades locales o regionales en casi toda Europa; (¿Fin del Estado nación? MANUEL CASTELLS).

Hace dos décadas que el Perú sufrió uno de los momentos más difíciles y tormentosos de su historia una época en que la grieta entre el Perú Legal y el Perú profundo se abrió, adoptando caracteres de lo más violentos. Una violencia que fue cuajándose en el transcurrir de la historia republicana del Perú y que terminó con uno de los mayores derramamientos de sangre y miles de desplazados que fueron forzados a emigrar voluntariamente e involuntariamente al exterior.

Tratando de cerrar esa herida se formó la Comisión de la Verdad y Reconciliación que entre sus páginas señala:



“La toma de conciencia de la magnitud del daño causado a nuestra sociedad debe llevarnos a todos a asumir parte de la responsabilidad, aún cuando pueda y deba diferenciarse según grados. No solo la acción directa de los protagonistas, sino también la complicidad silenciosa o la desidia de muchos han contribuido a su manera a promover la destrucción de nuestra convivencia social. Debemos reconocer, pues, la naturaleza ética del compromiso por la reconciliación, es decir, debemos admitir que las cosas pudieron ocurrir de otra manera y que muchos no hicimos lo suficiente para que así fuese”. (Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Pág.20)


Las migraciones de fines del siglo XX tienen dimensiones diasporica. La diáspora peruana surge en un mundo de migraciones globales, refugiados, asilados políticos, refugiados económicos, fuga de talentos, entre otros que tiene como principales sujetos a personas que se desplazan por el mundo. La diáspora peruana ha definirse en un mundo de las migraciones globales, entre otros tiene como principales sujetos a personas que se desplazan por el mundo; y vinculadas con el proceso de globalización, independientemente de la raza o clase social, así como por otros grupos de inmigrantes.



Cada voto representa una historia migratoria, una decisión de vida. En cada diáspora de peruanos en el exterior, por pequeña que sea, es una historia por contar. Las diásporas, esas comunidades de cientos de migrantes que viven fuera de las fronteras de sus países de origen, desafían la concepción tradicional del Estado-Nación y obliga a pensar en políticas que no se queden en lo nacional, sino contemplen estrategias transnacionales. Es decir la definición clásica de “migrante” ya no puede derivarse única y exclusivamente de la condición de residencia del individuo, esto es, de la ubicación de su residencia habitual a uno u otro lado de la franja fronteriza. Por el contrario, a la condición migratoria ha de definirse más bien a partir de la incorporación y participación del individuo en un sistema transnacional de redes sociales. El ejercicio del voto transnacional ejercita el derecho a tomar decisiones desde el país de residencia a su país de origen, este ejercicio es una simbología a los cambios imaginarios o reales en términos del ejercicio de la democracia y la búsqueda de bienestar real o/y imaginarias en la distribución de las riquezas, y la migración como una experiencia positiva de la diáspora.



El transnacionalismo se ha convertido en un elemento característico de las migraciones y en un eje de análisis clave para entender el fenómeno migratorio contemporáneo. Ciertamente, aunque las prácticas transnacionales entre los migrantes no son nuevas, resulta novedosa la capacidad de la perspectiva transnacional de proporcionar una mira que permita observar de otra manera los movimientos migratorios, en su doble condición de consecuencia y causa de las grandes transformaciones que experimentan nuestras sociedades. En este caso el Perú y la diáspora peruana.



Del mismo modo, el concepto transnacionalismo no se limita únicamente a los fenómenos relacionados con la migración sino que apela a un amplio conjunto de acciones, procesos e instituciones que transciende las fronteras de los estados y/o de las comunidades nacionales.



Los gobiernos de los países latinoamericanos, tienen la necesidad de diseñar políticas novedosas que les permitan potenciar la relación con sus diásporas en Estados Unidos y otros países con una presencia de sus connacionales. Tanto las dimensiones como el impacto que tienen las mismas en la vida nacional hacen cada vez más evidente que en esta era de globalización informativa y acelerada migración, no se puede gobernar de espaldas a estas comunidades. (Rafael Fernández de Castro. Migrantes, votos, remesas: Las diásporas transnacionales.)





Las Remesas y el voto transmigracional




Las remesas son cantidades de dinero enviadas por inmigrantes a sus países de origen. Las cantidades anuales de dinero son tan inmensas que en algunos países han desplazado a las exportaciones tradicionales como la principal fuente de ingresos de la economía nacional.




A nuestro entender, sin embargo, se trata además de una necesaria expansión y ampliación del concepto mismo de “migración”. Si hubo un tiempo en que podíamos delimitar la migración como el flujo de individuos y fuerza de trabajo, hoy en día es claro que debemos ampliar su contenido incorporando la movilidad e intercambio de bienes culturales, información, y recursos materiales.



Al migrar, en su propio desplazamiento, el individuo no sólo lleva consigo su persona y su fuerza de trabajo, sino que también lleva con él su cultura y su capital social. La migración así, no es sino una forma particular en que las redes y el capital social y cultural de una comunidad se expanden y consolidan en espacios cada vez más amplios y distantes. Es en este contexto, que la diáspora peruana se ha venido desplazando, y las remezas económicas son el resultado de la acción social-económico-laboral en el país de residencia. Las remesas se han constituido en la piedra angular de sostenimiento y corredor económico entre los migrantes que desarrollan múltiples relaciones: familiares, económicas, sociales, organizacionales, religiosas y políticas.



La diáspora peruana en cifras se estima en 3’000,000 millones de peruanos y peruanas dispersos en 58 países entre ellos: Alemania, Argelia, Argentina, Australia, Austria, Bahamas, Bélgica, Belice, Bielorrusia, Bolivia, Brasil, Brunei, Bulgaria, Canadá, Chile, China, Chipre, Colombia, Corea, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Eslovaquia, España, Estados Unidos, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Guatemala, Honduras, India, Indonesia, Israel, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Nicaragua, Nueva Zelandia, Panamá, Paraguay, Polonia, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rusia, Serbia y Montenegro, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Uruguay y Venezuela.



El cual representa un ingreso de remesas al Perú de aproximadamente 14 millones, en un promedio mensual de $170.00 destinados al consumo y ahorro por familia en más de 400,000 hogares-familias del Perú receptores de remesas en los departamentos de Callao (12.5%), Lima 11.4%), La Libertad (8.8%), Ancash (6.7%), Arequipa (5.4%), Lambayeque (5.0%), Ica (4.9%), Madre de Dios (4.1%), Loreto (3.8%), y Junín (3.6%), y otros (1.1%).



Según el estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID- 2008) el envío de remesas de todo el mundo a Latinoamérica alcanzo aproximadamente a U$66,500 millones de dólares en el año 2007, un 7% más que el año 2006. México sus remezas se totalizaron en U$23,979 millones, el Brasil en U$7,075 millones, Colombia fue el tercer país con total de remesas de U$4,520 millones de dólares, Guatemala con un total de remesas U$4,128 millones de dólares, El Salvador U$3,695 millones de dólares, República Dominica U$3,120 millones, Ecuador U$3,805 millones y el Perú U$2,900 millones de dólares en el año 2007 lo que represento el 2% PBI.



Según la información del Banco Central de Reserva del Perú (BCR), el monto de las remesas durante el 2006 fue de $ 1,837 millones, mientras que en el 2007 la cifra se elevo a U$ 2,131 millones y el pasado ano cerro en U$ 2,437 millones, mostrado una tendencia ascendente. Según el BID, un 60% de personas que reciben las usan en gastos básicos y un 21% las destina a educación. Estos puentes simbólicos e imaginarios entre el país de residencia y el país de origen, creado por las remesas económicas a las familias y la economía peruana a través de los pagos de impuestos por las transacciones y el proceso de movimiento económico entre la banca internacional y la banca nacional; por que las remezas están destinadas a los gastos básicos de la familia y a la educación primariamente. En este sentido las comunidades transnacionales pueden entenderse como ámbitos de mediación en una doble acepción, que se configura y en los procesos sociales de la acción social: migrar, intercambios, flujos de información-Internet-blogs- reciprocidad, en términos de pasado y futuro, esto es en términos de la transformación de las condiciones en las cuales dicha acción social se desarrolla.



35 Congresistas vs. El voto Transmigracional de la Diáspora Peruana




En la última elección el número de peruanos que fueron habilitados para votar en el extranjero fue de 457,891 mil peruanos, y solo 290,728 peruanos votaron en el exterior. Esto refleja que el número de votantes en el exterior quedo muy debajo de toda proyección, pero esto es resultado de un sistema electoral pensado, diseñado en no facilitar la participación electoral desde el extranjero.




Sin embargo los peruanos se encuentran inadecuadamente representados. Es decir que en el momento de distribuir los escaños, se decide que los peruanos en el extranjero deben votar por los candidatos de Lima. Todo un despropósito, pues el elector que vota en una circunscripción está habilitado también para representar al conjunto de sus votantes. Así es para todos los peruanos que residen en Lima, pero no a los peruanos residentes en el extranjero, por que el voto es solo por candidatos de Lima, pero no pueden representar a Lima, es decir se convierte un votante de segunda clase, pues puede votar pero no ser elegidos. Y no pueden hacerlo porque no viven en Lima. En el caso peruano los migrantes peruanos en el exterior solo tienen el derecho al voto, mas no a ser elegidos o postular por un puesto en el congreso.



Nuestro estudio revela que los 35 congresistas de Lima electos con el voto transmigracional, que viene demostrándonos su falta de representatividad, pues ni siquiera han tomado ninguna iniciativa con respecto a las diásporas en política migratoria pública, en esquemas institucionales de acercamiento y programas gubernamentales de atención a la diáspora y las organizaciones de migrantes en derechos políticos para la diáspora en el país receptor y de origen.



El ejercicio del voto transmigracional significó un impacto político en los 35 congresistas de Lima, por que el hecho que peruanos radicados en diversos países hecho presentes, muestra una gran dispersión de la diáspora peruana y su necesidad de participar en la vida política del país de origen, el sentimiento de peruanidad se extiende donde el Estado peruano no tuvo la competencia de atender sus necesidades. Demás están los argumentos de que el número de votantes en el exterior son irrelevantes, cada voto representa una historia migratoria, una decisión de vida; ya las comunidades peruanas dispersas en el mundo, por más pequeñas que ellas sean, es una historia por contar.



Distrito Electoral



Nuestro estudio nos revela que nunca un congresista de Lima habla de los intereses y problemas de los 3’000,000 millones de peruanos que viven en el extranjero, no se sienten que los representa y no se sienten obligados. Esto se refleja en la falta de política y propuestas legislativa en relación la comunidad peruana residente en el exterior. La falta de encuestas especializadas en el tema impide hacer una proyección estadística confiable del número de migrantes peruanos en el exterior. En un reciente estudio de la Migración Internacional de Peruanos 1990-2007, del Instituto Nacional de Estadística e Informática indica que entre 1990-2007, 1’940.817 peruanos emigraron al exterior legalmente: América 1’299,395 de ellos 665,616 mujeres y 633,769 hombres, Europa 551,189 peruanos, 282,349 mujeres y 258,840 hombres, Asia 76,700 peruanos, 39,290 mujeres y 37,410 hombres y hacia Oceanía y África 13,543 peruanos, 6,937 mujeres y 6,605 hombres. Y en periodo de 1994 - 2007 la DIGEMIN emitió un total de 3’726,144 pasaportes. La brecha entre la migración legal de 1’940,817 y el número de pasaporte de 3’726,144.



Este vacío entre el movimiento migratorio de salida y la emisión de pasaporte nos con lleva a estimar una cifra de aproximadamente de 3’000,000 de peruanos residiendo en el exterior sin ningún una representación parlamentaria, pero en el ejercicio electoral de votar por el país de uno aunque no viva en el. Este sistema electoral excluye la representación del exterior lo que requiere una reforma electoral.



El Comportamiento electoral de la diáspora peruana y el voto transnacional





La elección del 9 de Abril del 2006 marco el inicio del voto transnacional sin precedentes en la vida política de los peruanos residentes en el exterior. Algunas de las experiencias electorales en la historia del voto en el exterior, es el caso italiano donde de un universo electoral de 4 millones de italianos residentes en el exterior, votaron cerca de 400,000 en las elecciones de Abril del 2006, y el caso del Ecuador donde de 3’000,000 millones de ecuatorianos residentes en el exterior, 143, 352 se registraron para votar. En el caso peruano se estima una cifra de aproximadamente de 3’000,000 de peruanos residiendo en el exterior y se registraron 457,891 de acuerdo a los padrones electorales, y ejercieron el derecho del voto 290,728 peruanos.


Una de las grandes sorpresas de la repuesta a la convocatoria para votar en el exterior fue el amplio abanico de países de donde se inscribieron y para muchos de ellos posiblemente fue la primera vez el ejercicio de este derecho transnacional.



Los peruanos que se inscribieron para votar lo hicieron principalmente de Estados Unidos (593,165 residentes) por la amplia presencia de la diáspora peruana en diversos estados, y los países que siguieron en orden de importancia numérica fueron: España (252,995 residentes), Japón (71,784 residentes), Italia (119,557 residentes), Argentina (271,995 residentes), Venezuela (59,399 residentes), Chile (180,544 residentes), Bolivia (51,572 residentes), Brasil (39,195 residentes) y Ecuador (33,663 residentes).



Los peruanos que votaron solo fueron 290,278 aunque eran 457,891 los aptos para hacerlos de acuerdo al padrón electoral. Es evidente que los migrantes vinculan su país de origen con el país receptor a través del mantenimiento de relaciones sociales en ambos lados de las fronteras y construyendo un “espacio social transnacional”; y es en este espacio transnacional que expresan sus preocupaciones políticas y ciudadanas por él países de origen, en el caso peruano en ejercicio del voto transnacional para la elección de sus candidatos presidenciales y concrecionares.



Su comportamiento político cambia como resultado de la interrelación con los grupos sociales y políticos en el país de residencia, y en el intercambio de las experiencias interpersonales y sociales con otros grupos inmigrantes, se construye un espacio transnacional electoral, estos espacios son coyunturales y desaparecen terminado el proceso por el que fue creado, es el caso de los espacios transnacionales electorales, en cual un conjuntos de connacionales se reúnen con el único proceso de ejercer su derecho al voto transnacional; mientras se encuentra en el país que residen buscan realizar cambios a través del voto al país de origen.



Los resultados consolidados de la votación para la Presidencia de la República realizada en las 2,510 mesas electorales de más de 100 puntos de votación que se determinaron en el exterior, entre los peruanos que votaron la preferencia fueron a la candidata de la Unidad Nacional, Lourdes Flores que alcanzo una votación de 133,871 votos que represento el 58.5% , en contrates a la votación para el candidato Unión por el Perú, Ollanta Humala con el 12.9% y la votación para el candidato del Partido Aprista Peruano, Alan García el cual obtuvo 16.91% del voto del exterior, y finalmente Alianza para el Futuro que obtuvo 5.22% del voto transnacional. Al comparar la distribución porcentual de los votos para los tres candidatos más votados, la votación a Lourdes Flores (UN) es más alta en los Estados Unidos (70.83%), seguido de Ollanta Humala (UPP) siendo Venezuela (23.72%) el país en el que más peruanos votaron por UPP.



El voto transmigracional se puede definir a partir de la incorporación y participación del individuo en un sistema transmigracional en las redes sociales. El ejercicio del voto incorpora a tomar decisiones desde el país de residencia a su país de origen, este ejercicio individual se afirma en el discurso político, y las experiencias positivas de la inmigración, y la globalización informativa. En el caso del Perú, las preferencias a la candidata Lourdes Flores se reafirman en un discurso moderado, que reafirma estabilidad imaginaria o simbólica; no necesariamente real, y rechaza al discurso satanizado y holocaustico. La derecha peruana se ha caracterizado por un discurso satanizado que excluye y desprecio a la diversidad étnicas-idiomáticas-multicultural de una sociedad pluricultural milenaria; y la izquierda se ha caracterizado por un discurso político holocaustico, que simboliza la búsqueda de la utopía andina en una sociedad segmentada, donde las diferencias son las preferencias del discurso político. El voto transnacional en la elecciones del 2006 reflejo una respuesta a la perdida de la perspectiva del Perú como país y nación; y de los derechos civiles individuales, sociales, culturales, y políticos de sus connacionales. Esto es también se reflejo en las preferencias por los nuevos movimientos y agrupaciones políticas donde el discurso autoritario, mayoral, despótico toma aceptación.



Creación del Distrito Electoral para la diáspora peruana.




La propuesta inconclusa de la creación del Distrito Electoral para los peruanos en el exterior, propuso dos (2) escaños, uno para el continente que tenga mayor número de población electoral y el otro para el resto de continentes. Con esta propuesta se pretendia superar la falta de representación de los peruanos que residen en el exterior, con la finalidad que sus intereses sean representados en el Parlamento Nacional del Perú donde tendrá 4 y/o 2 representantes. La iniciativa aprobada inicialmente para su posterior debate en el Congreso con los votos de los congresistas, Alejandro Aguinaga, Luis Gonzales Posada, Álvaro Gutiérrez, Karina Beteta y Rolando Sousa, que fue presentada por el Grupo Fujimorista y el Grupo Nacionalista Unión por el Perú y se sustenta en el artículo 2º y el artículo 31º de la Constitución, que señalan que toda persona tiene derecho a participar en la vida política de la Nación y que los ciudadanos tienen derecho de ser elegidos y de elegir libremente a sus representantes. En sesión del 18 de junio 2007 la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de la República del Perú resolvió recomendar la aprobación de los proyectos de ley Nºs 506/2006-CR y 579 y 611/2006-PE. Votaron en contra del proyecto de creación del distrito electoral para los residentes en exterior, Lourdes Alcorta (Unidad Nacional), Guido Lombardi (Unidad Nacional), Marisol Espinoza (Unión por el Perú), Cenaida Uribe (Unión por el Perú) y Nancy Obregón (Unión por el Perú).




Los argumentos de que el número de votantes en el exterior son irrelevantes, se refutan con la dinámica de los procesos transnacionales, porque es precisamente que cada voto representa una historia migratoria es una decisión de vida. Es decir el carácter dinámico denominado “proceso transmigracional”, que pone en relieve la reconstrucción de campos que cruzan los bordes geográficos, culturales y políticos.



La elección de Congresistas a que se refiere el artículo 90º de la Constitución Política del Perú, se realizaria mediante el sistema el Distrito Electoral Múltiple, aplicando el método de la cifra repartidora, con doble voto preferencial opcional, excepto en los distritos electorales donde se elige menos de dos congresistas, en cuyo caso hay un solo voto preferencial opcional. El Jurado Nacional de Elecciones asignaría a cada Distrito Electoral un escaño, distribuyendo los demás escaños en forma proporcional al número de electores que existe en cada distrito, a excepción del distrito electoral para los peruanos residentes en el extranjero que tendrá dos escaños, uno para el continente que tenga mayor número de población electoral y el otro para el resto de continentes.” El proyecto de ley, fue desestimado para su discusión en el Congreso, y este rechazo se convirtió en un desprecio a las diáspora peruanas en el exterior, que refleja la visión bizantina del Estado- Nación entre la los cambios en el XXI en los procesos transmigracionales.




Los peruanos de Las Diásporas: 6 representantes por el 27 Distrito Electoral: Un desafío al Estado -Nación



El debate continúo en el exterior, y desde diversas partes del surgieron las nuevas voces desde diversas organizaciones, foros, blogs y redes sociales, que visualizaron que la ciudadanía y la peruanidad se extienden más allá de las fronteras. Es decir la visión bizantina del Estado- Nación se redefine más allá de las fronteras. El ejerció ciudadano y la preocupación social por las políticas públicas toman un nuevo giro transmigracional. La peruanidad se reconstruye en un mundo globalizados donde los espacios sociales creados por la redes sociales crean esos puentes imaginarios y simbólicos, y la remezas económicas y sociales juega un nuevo rol y asumen una responsabilidad por el Perú.



El debate de los peruanos en exterior por la creación de Quinto Suyo Electoral 27 Distrito Electoral de peruanos en el exterior fue el motor más dinámicos, que logro que la Bancada de Alianza Parlamentaria, planteara modificar el artículo 21 y 2349 de la ley 26859, Ley Orgánica de Elecciones para los tres millones de peruanos en el exterior tengan representantes en el Congreso de la Republica del Perú y dispone que el Jurado Nacional de Elecciones asigne seis escaños a esta nueva jurisdicción electoral para los peruanos residentes en América, Europa y Asia.

Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara
La Diáspora Peruana
New York, Mayo 19, 2012
Post a Comment

Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

Conversando con Chantal Toledo Karp

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad