Dialogos diasporos la mujer afro-peruana y el racismo una mira desde afuera

Identidad, Racismo en el Perú y la simbología identitaria de la gastronomía.




Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara


Para las afroperuanos es difícil encontrar y aceptar su identidad por que el racismo en el Perú es rampante en un mundo imaginario que ha levantado falsas imágenes de los negros y negras que los señalan como carentes de capacidades intelectuales e iniciativas propias y el negro ha pasado a ser sinónimo de cosas, situaciones y actividades negativas; día negro, negra suerte, negro destino, mano negra etc. y otra expresiones del racismo es el desconocimiento o negación de los aportes y esfuerzos a la formación de lo que hoy es el Perú, fenómeno que ha sido llamado “invisibilidad”. Pero la llamada invisibilidad es del Otro contra lo Otro que se ve distinto, para el estado este segmento de la población afro-peruana ha estado invisible.  Pero ellos están presentes en la cultura peruana en la música, arte, danzas, ritmos, la lengua, cultos, religión, la literatura, el arte y expresiones. Es decir no son invisibles, sino transcienden en la cultura del Perú.  Pero el racismo en el Perú es evidente, por ejemplo una inscripción encontrada  en una universidad estatal y en varias líneas de transporte público decía:


"Nunca nos van a imponer la estúpida idea de que los negros son peruanos. Perú nunca fue ni será un país de negros, ya es tiempo de vivir entre nosotros".

Mónica Carrillo del movimiento Lundu nos narra, en mordiendo el racismo su experiencia de injuria contra la mujer afro-peruana

Volviendo a casa, un auto me toca el claxon, da la vuelta, me encuentra en el cruce de calles. Se detiene y dice “¿Quieres que te lleve?”. Es la onceava persona que me agrede. Me abalanzo hacia el carro con la esperanza de que se vaya o -aunque no sea “políticamente correcto”- pueda destruirle una luna y hacer que desaparezca. El desprecio del sujeto hacia mí se aviva: “No te hagas la disforzada... A las negras como tú les gusta que les den por el culo (sic)”.
Estas notas graficas y reproduce la  imagen visible de los peruanos entre sí mismo, la fractura identitaria entre las lenguas nativas y su identidad, como se ven ellos mismos, y como son vistos por el Otro. Un constante enfrentamiento en la escuela, el barrio, el centro de trabajo, la universidad, e inclusive en la familia. El Perú fue un país que no tuvo un proyecto nacional como nación, y aun esa fractura identitaria persiste en el existencialismo de más de dos Perú. No existe una identidad nacional real que unifica al Perú como otras naciones. La peruanidad ha sido presentada desde un ángulo vertical, racista e excluyente que ha creado espacios sociales excluyentes. Discotecas para un grupo determinado según el color de piel y vestimenta, lugares de esparcimientos  excluyentes. La educación es el punto medular más evidente de la exclusión entre lo público y lo privado., y podía agregar entre el color y los colores. 


Simbología identitaria de la gastronomía

Desde el exterior en un mundo de migraciones internacionales, hoy la gastronomía peruana busca crear ese espacio de identidad desde afuera hacia adentro, reivindicando la cocina de afro-peruana, la cocina costeña, la cocina andina, y la cocina de la amazonia peruana, en un espacio simbólico de identidad y peruanidad en el exterior.  Pero aun persiste la fractura identitaria, porque la gastronomía se presenta solo como el aspecto de la diversidad de la cocina peruana, y se distancia de las imágenes étnicas del Perú. Como simbología identitaria la gastronomía peruana es una apertura de dialogo abierto a la interculturalidad, el respecto a las diferencias de la diversidad cultural en un mundo globalizado. La gastronomía peruana trae consigo la identidad cultural, étnica, racial y los inmigrantes peruanos traen consigo sus prejuicios sociales que se han levantado con imágenes falsas de los llamados Otros desde inicios de la Republica.

En el Perú existen más de 669,443 personas afro peruanas, de las cuales el 54% percibe haber sido discriminado y agredido, especialmente las mujeres, según estadísticas de la Encuesta Nacional Continua (ENCO) del año 2006 y estudios realizados por organizaciones afroperuanas. Dichas cifras fueron citadas en el panel de debate “Diagnóstico sobre la problemática de género y la situación de las mujeres afro descendientes en el Perú”, realizado en el Museo Nacional Afroperuano, en el Cercado de Lima. No existen políticas públicas que garanticen el desarrollo de mujeres y hombres afroperuanos y esto agrava la situación de exclusión y pobreza en la que viven. Se observa una dispersión y homogenización en las políticas interculturales, en las que la población afro descendiente no está visible y por ello es necesario contribuir al diseño de nuevas políticas.  Los estudios realizados se conoció que las enfermedades recurrentes que afectan a los afroperuanos y las afroperuanas son: artrosis, diabetes, hipertensión arterial, cáncer de mama, reumatismo y artritis. Según algunas cifras en cuanto a educación, el 9% de la población afro-peruana en edad de saber leer y escribir no lo hacen y que de los 14,854 encuestados 1,994 son analfabetos. Asimismo, la encuesta (ENCO) destacó que el 29% de las mujeres afroperuanas mayores de 50 años son analfabetas,  y  el 17% del rango entre 36 a 50 años también eran analfabetos.

El mestizaje  ha sido una herramienta de análisis para explicar la pluralidad cultural en el América Latina desde diversas temáticas e inclusive para definir étnicamente a un grupo social, como mestizo. La teoría del mestizaje como ideología ha sido usada para definir conductas, estilos de vidas,  sobre la percepción de la sociedad como producto del mestizaje, donde las identidades han sido ocultadas, ignoradas, negando el derecho propio de identidad de los pueblos y nacionalidades indígenas, negras en América Latina. La separación de sus lenguas originarias,  su historia y  origen ancestral, manifestaciones culturales, religión y tradiciones. El mestizaje como discurso político  ha enmascarado el racismo y exclusión, dando fuerza a la teoría que todos pertenecemos a una sola raza “mestiza”, y ha sido utilizada para ocultar la discriminación y el racismo. La idea del mestizaje tiene sus orígenes con la formación de la republica, y la formación del estado republicano, dando la idea de la raza única mestiza era un arma de defensa contra otros elementos que podían fragmentar los nuevos estados latinoamericanos. Por medio de esta se buscaba fortalecer los países emergentes al estilo de las naciones europeas.

New York March 22, 2012
Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara


Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad

Conversando con Chantal Toledo Karp