Una semblanza para la reflexión de los paralelos de la cultura peruana entre vivos y plebeyos

Una semblanza para la reflexión de los paralelos de la cultura peruana entre vivos y plebeyos


Los peruanos de los diversos segmentos sociales del Perú tienen en común el violar cualquier tipo de regla, ley o reglamento, es una fascinación orgásmica, el buscar, crear o idear alguna tranpita para no cumplir con las obligaciones y deberes de un ciudadano. Comprar libros piratas, vender productos adulterados sin importar la tragedia que pueden ocasionar, choferes que manejan ebrios, violar las leyes labores de la jornada de 8 horas y el pago de horas extras, negar el derecho a la educación a los niños a vivir una infancia feliz y segura. Hasta podríamos afirma que la Constitución es un documento simbólico, en más de una ocasión ha sido violentada y vejada por los golpes de estados en la historia politica del Perú. Es el Perú un país al revés?, tuvo un presidente que se escudo en la doble nacionalidad japonesa para evadir las responsabilidades políticas, un candidato a la presidencia del Perú con doble ciudadanía estadunidense, que juro bandera por un país extranjero, congresistas con una doble moralidad y doble ciudadanía, policías que crean sus reglas para recibir coimas, chofer que no respetan las reglas del tránsito ni la vida de los transeúntes, barristas que convierten un partido de futbol en una tragedia nacional, niños ambulantes abusados frente a la indiferencia de la sociedad, una sociedad racialmente segmentada por la idiosincrasia, una sociedad de vivos y plebeyos como remarca el presente video. Carlos Tomas Temoche nos presenta una reflexión desde la cultura y de jóvenes actores con sana energía para revertir las energías destructivas - que señala el video - en energías constructivas con la presencia del arte como una necesidad de comunicación en todos los tiempos y espacios.

Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara

Editor, La Diaspora Peruana

Por: Carlos Tomás Temoche v.




El último miércoles 14 de Julio 2010, fui invitado como jurado de evaluación del desfile escolar en el distrito de San Miguel. Ahora hay el acierto de acompañar los tradicionales desfiles escolares con Pasacalles teatrales. Como todo lo que sucede está inmerso en un contexto, me provocó acompañar este apunte con el video adjunto de la Universidad de Lima, enviado hace unos meses por Luchito Paredes y cedido gentilmente por Rafael Hernández. Disfruten el video:


Si, también se pueden revertir las energías destructivas - que señala el video - en energías constructivas con la presencia del arte como una necesidad de comunicación en todos los tiempos y espacios. Digo, es un decir. El desfile escolar y pasacalle celebrado en el distrito de San Miguel, es una medida acertada de la Casa de la Cultura de ese distrito, hábilmente dirigido por Carmen Márquez. Pude constatar que fue una pincelada de color y calor en el frío invierno limeño.


Me atrajo la invitación que decía - entre otras cosas - "Frente a la exaltación de valores militares y bélicos de los desfiles escolares, aquí se resaltan valores democráticos pertenecientes a una cultura de paz”. Habría de agregar que la psicología del menor es sui géneris acorde a su edad, donde no sólo hay cambios en las variaciones fisonómicas, orgánicas y biológicas. La psiquis del menor no es igual a la del adulto. Por eso en estos desfiles, queda bien resaltar la conciencia en la defensa de nuestras fronteras, también la defensa de nuestros valores y el profundo sentimiento de amor a la patria; por eso ahora algunos colegios también desfilan con coloridos pasacalles.


Estas actividades canalizan creativamente las energías infantiles y juveniles para lograr la madurez psíquica que tanto reclamamos. Fue agradable visualmente ver a la señora de Cao, al señor de Sipan y al Chullachaqui selvático. Ahora son láminas escolares en vivo y en directo. Así se materializa el pensamiento, se concretiza la abstracción. Los niños y jóvenes se divierten creativamente y se sienten bien. La mayoría de danzas y representaciones aluden al trabajo del hombre de la costa, de la sierra y selva.


PATRIA SON TAMBIÉN NUESTROS HERMANOS CULTIVANDO LA TIERRA


Lo pongo en mayúscula. Hay un rescate de nuestras danzas ancestrales como el colorido Son de los Diablos que arrancó sonoros aplausos. Los muchachos tienen mucha sandunga, el fino grano de sal del vals limeño. Aquí la desterrada ternura sí está presente. Es la alternativa a ambientes sociales ingratos y atmósferas violentas destructivas. Si se fomentaran más estas actividades podemos dar alternativas a la inseguridad, angustia, desconfianza mutua, abismos de temor y racismo, inferioridad en valores, rebeldía injustificada, odio al prójimo, discriminación, etc.

Pero en el currículo escolar el cultivo del arte no debe ser una dádiva, ni ponerse de yapa y en horarios inadecuados. Ya existe la recreación como un derecho humano patrocinado por la Naciones Unidas. Toca al estado promover y fomentar más estas actividades y a los padres de familia apoyarlos. Yo cuando desarrollé un taller de teatro en San Martín de Porres invité a los padres para que asistieran como espectadores.

Ellos vieron en vivo y en directo como el arte desarrolla la atención, la sensibilidad, observación, memoria y convierte a los niños en esponjas para aprender otras asignaturas. Adiós falta de comprensión de la lectura con el teatro. Sobre todo el arte da atención a la cooperación, solidaridad y amor al prójimo. Los padres se agenciaron de novedosas técnicas de comunicación con sus hijos, eran los que más se divertían y asistían puntualmente. Si la humanidad siempre ha padecido de conflictos generacionales, al arte siempre fue motor de progreso.

Hoy existe una velocidad vertiginosa con el desarrollo tecnológico de los medios de comunicación audiovisual. El mundo es una aldea donde nos enteramos al instante hasta de la existencia de un cefalópodo pitoniso. Pero esta velocidad no va acorde con el lento progreso filosófico, sociológico, político y moral; pero el arte puede aminorar esta disociación. Reconocernos, mirarnos en nuestras danzas ancestrales de rica vistosidad, de fuerza telúrica; contrarresta también la desvirtuación de la verdad en la sociedad, donde se da cobertura al escándalo en la mayoría de medios de comunicación.

Temor y violencia son generados cuando estos medios se usan sólo con fines mercantilistas. Y los medios de comunicación no son ni buenos ni malos, bien canalizados desarrollan un poder constructivo, educacional y cultural. Si la televisión desintegra el arte integra. El arte es una luz de esperanza.

Finalmente, porque no recurrir al arte y a la cultura ahora que las pandillas han dejado de ser un problema exclusivo del centro de la ciudad. El sociólogo Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara, estima que hay 539 pandillas en el país, yo creo que más. Si la pandilla se desarrolla a través de un código de lealtad al jefe de la misma y es un lugar que los acoge en ese sentimiento de separatidad que acompaña a nuestros jóvenes, el cultivo del arte de manera holística puede ser una de las soluciones.

Para concluir este apunte, en los pasacalles están presentes los puntos de encuentro con la cultura popular de la cosmovisión andina :- ALLINTA MUNAY, engloba en una sola palabra los valores, la moral, el principio de integridad, la autoestima personal, el deseo de superación que fue el punto de arranque del Imperio Incaico.- ALLINTA LLACHAY, el conocimiento, aprender lo bueno, capacitación para vencer y demoler obstáculos.- ALLINTA RUHAY, que es el hacer, lo que hacemos hay que hacerlo bien, hazlo con amor, amor al trabajo, al ahorro.


Lima Peru, Carlos Tomás Temoche v.

a.c. yawar.

Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad

Conversando con Chantal Toledo Karp