El estigma en la adicción a las drogas, alcohol y discriminación en la comunidad Hispana

El estigma en la adicción a las drogas, alcohol y discriminación en la comunidad Hispana

Por: Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara
Latino Journal for Addiction Professional

El estigma que sufre la comunidad hispana es uno de los aspectos más humillante y el más difícil de la adicción, ya que hace más difícil para las personas y las familias para hacer frente a sus problemas y obtener la ayuda que necesitan. De acuerdo con la National Health Interview Survey de 2008, los adultos hispanos son el segundo grupo étnico que más consume alcohol en Estados Unidos. La población hispana / latina es considerada de una manera más precisa como un mosaico de culturas. Los diferentes grupos hispanos reflejan grandes diferencias étnicas y culturales y tienen pocas características en común. La comunidad hispana cubre todo el espectro racial; los hispanos pueden ser blancos, afro-americanos, asiáticos o nativo americanos. Es más, su diversidad se extiende a nacionalidad, costumbres, ancestros, estilos de vida y nivel socioeconómico. En la comunidad hispana existen similitudes especialmente relacionadas con idioma (español) y religión (católica), profundas diferencias en antecedentes y experiencias de vida entre los diversos grupos influyen directamente sobre su salud. La población latina / hispana según el último censo en New York alcanza a 2.867,583 y representa el 15.1% y está compuesto mayoritariamente por originarios de la Republica Dominicana, Puerto Rico, Colombia, Ecuador, México, El Salvador. Los hispanos residen mayoritariamente en la ciudad de New York, Búfalo, Rochester, Syracuse, Amherst y Albany. La adicción y el abuso a las drogas y alcohol afectan a todo el mosaico hispano de culturas.

La sociedad les impone el estigma y crea un daño a los adictos y sus familias, porque muchos de nosotros todavía creen que la adicción es un defecto de carácter o debilidad que, probablemente, no se puede curar. La adicción es una enfermedad crónica del cerebro con recaídas, caracterizada por la búsqueda y el uso compulsivo de drogas, a pesar de las consecuencias nocivas. Se considera una enfermedad del cerebro porque las drogas cambian al cerebro: modifican su estructura y cómo funciona. Estos cambios pueden durar largo tiempo y llevar a los comportamientos peligrosos que se ven en las personas que abusan de las drogas.

El estigma contra las personas con adicciones está tan profundamente arraigado en la sociedad que continúa incluso en la faz de la evidencia científica de que la adicción es una enfermedad tratable y aun cuando sabemos que las personas en nuestras familias y las diversas comunidades que viven vidas maravillosas de recuperación a largo plazo, porque la adicción es una enferma que afecta el cerebro.

El estigma es la razón por la que hay tanta discriminación social y legal de las personas con adicciones. Esto explica por qué los adictos y sus familias, buscan esconder la enfermedad. Las agencias que tratan esta enfermedad se convierten en agentes policiales, al reportan las recaídas que sufre el paciente al sistema de justicia en vez de tratar de explicar las recaídas y buscar un tratamiento más apropiado. Esta práctica crea el estigma que el paciente es un “criminal” que no quiere la cura de la enfermedad porque la adicción es un proceso a lo largo del tiempo que cursa a través de diversas etapas y cuyas características cambian de acuerdo a la severidad del problema. Las personas con adición con frecuencia tienen uno o dos problemas médicos asociados con la adicción, incluyendo enfermedades pulmonares y cardiovasculares, apoplejía o ataques cerebro vasculares, diferentes tipos de cáncer y trastornos mentales, los recientes estudios revelan que con frecuencia se encuentra la coexistencia del abuso de drogas y los trastornos mentales y en algunos casos, las enfermedades mentales puede preceder a la adicción; en otros casos, el abuso de drogas puede disparar o exacerbar los trastornos mentales, particularmente en personas con vulnerabilidades específicas. El estigma solo oculta y distorsiona las evidencias científicas sobre esta enfermedad.

La discriminación estigmatiza a las personas que sufren la enfermedad de la adicción porque son excluidos de las reglas que se aplican a personas "normales". Las compañías de seguros en muchas ocasiones se niegan pagar por el tratamiento de alcohol o drogas, o con la carga de mayores deducibles y co-pagos que para el tratamiento de cualquier otra enfermedad. Las personas que necesitan la ayuda a menudo tienen miedo de hablar.

Agencias estatales y federales se sienten seguros en negar estampillas de comida y fórmula para bebés de madres que tienen condenas de drogas porque las madres que han consumido drogas pocos partidarios en el sistema político y mucha cara de las personas que piensan que debe ser "malas madres". Es evidente que esta estigma está basada en criterios no científicos sino en la percepción que el adicto o la adicta le gusta este tipo de vida, inclusive este estigma se encuentra en los profesionales de la salud, que se expresa en comentarios basados en prejuicios sociales creando un estigma de la persona que necesita ayuda,. En el sistema judicial es más evidente a través de la penalización.

La adicción es una enfermedad primaria, que afecta al cerebro, constituida por un conjunto de signos y síntomas característicos. El origen de la adicción es multifactorial involucrándose factores biológicos, genéticos, psicológicos, y sociales. Los estudios demuestran que existen cambios neuroquímicos involucrados en las personas con desordenes adictivos y que además existe predisposición biogenética a desarrollar esta enfermedad. La neuroquímica de la adicción es mucho más clara ahora debido a las investigaciones realizadas en la última década. Se atribuye el sistema meso límbico el locus del desorden adictivo. La negación, el autoengaño y las distorsiones del pensamiento típicas de la adicción, conforman un sistema delusional bien nutrido que atrapa al adicto en un círculo de deterioro progresivo. La adicción es una enfermedad tratable y la recuperación es posible.


Aunque los estudios han encontrado que ayuda a los empleados a recuperar es más rentable que la terminación, algunos empresarios creen que despedir a un empleado con un problema con la bebida es mucho más fácil de proporcionar rehabilitación. Una tormenta de protestas que surgen si los empleadores trataran los trabajadores con cáncer o enfermedades del corazón de la misma manera.

Las personas que son víctimas de la estigmatización interiorizar el odio que lleva, su transformación a la vergüenza y ocultación de sus efectos. Con demasiada frecuencia, las personas con problemas de alcohol y drogas y sus familias comienzan a aceptar las ideas que la adicción es su propia culpa y que tal vez sean demasiado débiles como para hacer algo al respecto. En muchos sentidos, esconde un problema de adicción es lo racional a lo que buscan ayuda porque puede significar perder el trabajo y el seguro médico, o incluso la pérdida de su hijo cuando una agencia de servicio social declara que un padre o madre no aptos, ya que tiene un problema de alcohol o drogas.

El estrés de ocultar a menudo causa de otros problemas médicos, como la depresión para las personas y sus familias. Esto es especialmente cierto cuando un adolescente tiene un problema de alcohol o drogas. El miedo a menudo le pide a los niños y jóvenes a ocultar el problema de los padres. Entonces, cuando los padres descubren, el estigma les hace sentirse culpables y negligente de alguna manera. La enfermedad y la disfunción familiar explotan. Cuando eso sucede, los padres les resulta aún más difícil luchar por el cuidado y los recursos de su hijo necesita urgentemente de un sistema social y médica, que culpa a la familia, la madre , el padre, el niño o al joven que sufre esta enfermedad. El tratamiento para la adicción consiste en una serie de intervenciones clínicas estructuradas de tal manera que resultan útiles para promover y apoyar la recuperación de una persona afectada por la adicción hacia una mejor calidad de vida.

Cada persona es un ser humano diferente con distintas situaciones de vida y distintas necesidades. La individualización del tratamiento es un factor clave en el éxito final del tratamiento, tal como lo indican las investigaciones recientes sobre el tema.


QUE SE PUEDE HACER PARA COMBATIR EL ESTIGMA Y LA DISCRIMINACION CONTRA LA COMUNIDAD HISPANA.


Puede que no seamos capaces de cambiar la manera en la sociedad de la noche a la mañana pero si podemos hacer pero si podemos hacer que las personas con problemas de alcohol y drogas, se sientan más cerca y que sí podemos poner fin a la discriminación legal causada por el estigma.

1. La demanda de cobertura es igual de seguro médico para tratamiento del alcoholismo y las drogas.


2. Dígale a sus representantes electos a dejar de castigar a los bebés de los problemas del pasado de sus madres.
3. Dígale a sus legisladores estatales para eliminar las barreras legales que impiden que las personas se recuperan de adicciones de conseguir trabajo.
4. Dale más que buenas palabras a la realidad que la adicción es una enfermedad, no una debilidad de carácter.
5. Ser un defensor de una persona o familia con un problema de adicción.

Bibliografía

·         Escohotado, Antonio (1999). Historia general de las drogas. Espasa Calpe Mexicana. ISBN 84-239-9739-1.

·         Gahlinger, P.M. (2001). Illegal Drugs: A Complete Guide to Their History, Chemistry, Use and Abuse. Sagebrush Press (UT). ISBN 0-9703130-1-2.

·         Porter, Roy & Teich, Mikul`s (1997). Drugs and Narcotics in History. Cambridge University Press. ISBN 0-521-58597-X.

·         Ruiz Franco, J.C. (2005). Drogas Inteligentes. Editorial Paidotribo. ISBN84-8019-822-2.

·         Lorenzo, P., Ladero, J.M., Leza, J.C. y Lizasoain, I. (2003). Drogodependencias: farmacología, patología, psicología, legislación. Madrid: Editorial Panamericana.

·         DSM-IV-TR. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson. 2002. ISBN978-84-458-1087-3.

·         González Ordi, H. e Iruarrizaga, M.I. (1993). Características de los principales tipos de drogas.

·         Martí, O. (2004). Todo lo que quisiste saber sobre la dependencia a las drogas y nunca te atreviste a preguntar. Hondarribia: Hiru. ISBN 84-89753-86-5.

·         The National Institute on Drug Abuse (NIDA) is part of the National Institutes of Health (NIH) , a component of the U.S. Department of Health and Human Services. El Abuso De Drogas y La Adicción.


Posted 2 days ago by La Diaspora Peruana

Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad

Conversando con Chantal Toledo Karp