La quema de libros modernos en un Perú fanático: La intolerancia y el obscurantismo mas abyecto.

La quema de libros modernos en un Perú fanático
Lennon Diego en Facebook “Quema de Libros de Mario Vargas Llosa”
La intolerancia y el obscurantismo mas abyecto

Por: Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara

La posibilidad de "quemar los libros del Premio Nobel de la literatura" de Mario Vargas Llosa o de cualquier escritor muestra que quienes lo proponen provienen de las canteras del obscurantismo más abyecto. El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y su familia son blancos de ataques y amenazas, arengas hostiles desde la Iglesia Católica y críticas por apoyar a Ollanta Humala y rechazar a la derechista Keiko Fujimori en la carrera presidencial peruana. A dos semanas de la segunda vuelta electoral del 5 de junio y en medio de un ambiente de creciente polarización, el laureado escritor denunció desde Madrid en una entrevista a América TV de Lima que su hija Morgana recibe amenazas telefónicas. El tono de intolerancia se extendió a las redes sociales, donde un internauta llegó a proponer una quema de libros del premio Nobel. Este joven personaje que usa el sobre-nombre de Lennon Diego buscando un paralelo con John Lennon del grupo de los Beatles. Lennon Diego aka es un joven limeno que talvez nunca ha leído una novela de literatura o un libro pero el hace un llamado a quemar los libros del Premio Nobel a Literatura Mario Vargas Llosa como una forma de protesta, y recurre a los métodos de la inquisición y el nazismo, de los cuales no tiene la menor idea, más que el odio y fanatismo, que lo ha llevado crear la pagina en facebook “Quema de Libros de Mario Varas Llosa.”, con un sin numero de jovenes seguidores.

Estamos frente a la presencia de un segmento generacional de jovenes limenos que desprecian la literatura, y piensan proceder cuando lleguen a mil seguidores quema libros. En sus intervenciones menudean los adjetivos e insultos. Amanda apoya la medida contra VLl “porque sus libros son aburridos y él como persona es un hijo de p…”. Tania no puede contener su emoción: “¡Que bueno que haigan creado este grupo!”. La lectura de la convocatoria que hace José Luis exime de comentarios: “exelente así se quemara MVLL por traidor a sus principios”.

La piromanía prende; a la propuesta de castigar a Vargas Lloza con la indiferencia,  Américo responde: “si si la indeferencia mata, pero io prefiero la quema, a quien se le ocurrió la idea? es genial”. Tania es eminentemente práctica: “¿deben quemarse libros originales o también valen los piratas?”. Juan comparte su preocupación: “¿quemar los libros de Llosa no supondría tenerlos o al menos comprarlos, para luego hacer la fogata?”. Rafael, quien reside en Madrid, anota que en Europa no hay piratería: “tengo dos originales de 18 euros y el otro 23 igual lo quemaremos en la Plaza del Sol de Madrid”. Jim aporta una idea genial: “compraremos libros piratas y daremos un doble msj!  NO AL ODIO DE VARGAS LLOSA!”.


Lennon Diego - Piromania - Quema de Libros
Lennon Diego, cuya identificación con John Lennon del grupo de los Beatle está consagrada por el retrato que engalana su perfil, se proclama creador y administrador del grupo. A José Luis –que reconoce que nunca ha comprado un libro de VLl– se le hace agua la boca: “allí pondría mis manitos para calentarme que rico más libros por favor… y no vendría mal una fotito de él para darle sabor a la comida”.


Eduardo Francisco goza anticipadamente con la notoriedad que alcanzarán: “lo importante es el revuelo y la publicidad que se va a ganar”. Espera golpear a VLl donde le duela, “en sus ventas”.  Tiene claro que el éxito de la batalla depende de los medios: “que sea un fogatón que pueda salir en las cámaras de los corresponsales extranjeros... todo vale, para que los corresponsales tengan buenas tomas....!”.
Fernando ofrece “organizar la acción” en Miami y Rafael, que vive en España y proclama ser “un peruano extrangero”, ofrece quemar sus dos libros: “ahora si pareceremos europeos a americanos ya era hora de no ser un tercer mundista mas … Yo estoy mandando y organizando en Madrid España a la gran revolución”. Felipe opina que su acción “será historia”.

La historia de la quema de libros en el mundo


La quema de libros es la práctica, generalmente promovida por autoridades políticas o religiosas, de destruir libros u otro material escrito; está vinculada al fanatismo ideológico y suele acompañar a muchos conflictos bélicos. La práctica es generalmente pública y está motivada por objeciones morales, políticas o religiosas, al material publicado. En tiempos modernos, otras formas de almacenamiento de información, como grabaciones, discos de vinilo, Cd, videocasetes y páginas de internet, se han incluido dentro de esta práctica.

La quema de libros y la destrucción de bibliotecas tienen una larga historia y pertenece a los lamentables capítulos de la censura, el fanatismo, la guerra y el oscurantismo. Esta práctica obscurantista ha quedo registrada en la historia.

La quema de libros y asesinato de académicos en la China de Qin Shi Shi Huang en el año 212 a. C.; muchos intelectuales que desobedecieron la orden fueron enterrados vivos.

Los libros de alquimia de la enciclopedia de Alejandría fueron quemados en 292 por el emperador Diocleciano.

En el año 367, Atanasio, el Obispo rebelde de Alejandría, emitió una carta de pascua en la cual exigía que los monjes egipcios destruyeran todos aquellos escritos inaceptables, excepto aquellos que él particularmente etiquetó como aceptables y canónicos. Esa lista es lo que actualmente constituye el Nuevo Testamento. Los textos heréticos no aparecieron como palimpsestos, borrados o sobrescritos como los textos paganos; de esta manera muchos textos de principios de la era cristiana se perdieron como si estos hubieran sido públicamente quemados. El Evangelio de Judas recientemente redescubierto en Egipto, fue un libro que se perdió mediante esta práctica de destrucción privada de información.[cita requerida]

A finales del siglo XV se produjo en Florencia una importante quema de libros y obras artísticas de considerable valor, considerados todos ellos inmorales, en la llamada "Hoguera de las vanidades", promovida por Girolamo Savonarola.

La quema de los manuscritos Mayas por la inquisición en Mexico.

A comienzos del siglo XVI, los andalusíes de la península ibérica tenían la obligación de entregar a las autoridades castellanas los libros escritos en árabe, siéndoles devueltos los que versaran sobre medicina, filosofía o historia, y quemados los demás.

La quema de libros de autores judíos durante la época nazi, desde 1930 hasta 1945 en Alemania.

Declaraciones hechas por John Lennon en 1966 acerca de que los Beatles "eran más populares que Jesucristo" ("We're more popular than Jesus now") fueron mal interpretadas, lo que ocasionó que muchas personas que residían en el "Cinturón Bíblico" o "Bible Belt" en Estados Unidos se dieran a la tarea de quemar sus discos en señal de protesta.

En Chile después del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 los militares chilenos requisaron y quemaron miles de libros de política, aunque en febrero de 1987 el Ministerio del Interior chileno solo admitió haber quemado 15.000 copias de Las aventuras de Miguel Littín clandestino en Chile el 28 de noviembre de 1986 en Valparaíso bajo órdenes del dictador Augusto Pinochet.

El 29 de abril de 1976, Luciano Benjamín Menéndez, jefe del III Cuerpo de Ejército a cargo del proceso de reorganizacion Nacional (Golpe de Estado Argentino) con asiento en Córdoba, ordenó una quema colectiva de libros, entre los que se hallaban obras de Proust, García Márquez, Cortázar, Neruda, Vargas Llosa, Saint-Exupéry, Galeano... Dijo que lo hacía "a fin de que no quede ninguna parte de estos libros, folletos, revistas... para que con este material no se siga engañando a nuestros hijos". Y agregó: "De la misma manera que destruimos por el fuego la documentación perniciosa que afecta al intelecto y nuestra manera de ser cristiana, serán destruidos los enemigos del alma argentina". (Diario La Opinión, 30 de abril de 1976).

En el campo de la ficción, Miguel de Cervantes, en el capítulo VI de la novela El Quijote, muestra la selección de libros de caballería y su posterior quema, en el episodio conocido como donoso escrutinio.

Las quemas de libros han inspirado la novela distópica de Ray Bradbury, Fahrenheit 451, en la cual se presenta una sociedad donde los bomberos tienen la misión de localizar y quemar libros.


Es evidente que el triunfo de Ollanta Moises Humala, ha puesto en evidencia la intolerancia y el racismo de un segmento de la sociedad peruana. El llamado a la quema de libros tiene un profundo contenido de violencia politica e intolerancia de los sectores conservadores e intolerantes de la sociedad peruana, y pone en peligro la democracia y la libertad de expresion y opinion. Es evidente que detras de esta campana de piromania e intolerancia esta el Fujimorismo al estiloTorquemada. La quema de libros busca destruir la memoria colectiva de una nacion y/o cultura, es un atentado al patromino cultural de la historia universal de la literatura, un libro representa la memoria colectiva de un mundo magico maravilloso que el escritor crea en esa dimension novelistica del tema.

Popular posts from this blog

Las Pandillas en el Peru : Los jóvenes invisibles & los pandilleros visibles

CRIMEN DE LESA HUMANIDAD EN EL PERU: Definiendo el crimen contra la humanidad

Conversando con Chantal Toledo Karp